Opinión

Bibliotecarios cubanos: conservadores del patrimonio

bibliotecarioselena_lisbet_diego_parraElena Diego Parra
elena@rvictoria.icrt.cu

Una biblioteca es un espacio de creación, un templo que se levanta para la formación del conocimiento y que descubre la magia de los más increíbles saberes.

Cuando atraviesas el umbral allí te esperan Cervantes, Shakespeare, Dulce María, todos para contarte la historia de los hombres, sus luchas, sus sentimientos, sus más nobles acciones e incluso sus faltas y desdichas.

Pero siempre detrás de cada libro está esa mano de hombre o mujer, que te guía y complementa cada conocimiento: el bibliotecario. Esa persona que hace del saber un arte y que abre para nosotros, las puertas de ese mundo, que en ocasiones nos parece tan profundo e inalcanzable.

La superación constante, el cuidado de cada pergamino, su maestría para trasmitir la información, hacen de él un erudito, un maestro que siempre está dispuesto a servir a los demás, con una mentalidad abierta y flexible para comprender sus aspiraciones.

Una alta profesionalidad y el amor por su trabajo, caracterizan a nuestros bibliotecarios. La promoción de la lectura como medio indispensable para el desarrollo del intelecto y la conservación y el enriquecimiento del patrimonio bibliográfico constituyen el principal sentido de su obra.

Una obra que los engrandece porque como diría el Héroe Nacional de Cuba, José Martí:”… títulos dan los reyes; pero de ennoblecimiento del alma, ninguno mayor que el que se saca de los libros”.

Artículos relacionados

Apostemos por una escuela más integral

Telma Machado Escanio

Consumir lo nuestro

Yanetsy Palomares Pérez

El legado de la Generación del Centenario, inspiración profunda para los jóvenes de hoy

Enviar Comentario


1 + seis =