Leer por simple placer

Martes, 5 junio 2012, 12:18 | Haga un comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

feria_del_libro_LTiris-quienes-somosIris Hernández Rodríguez
neysi@enet.cu

Hay quienes parecen considerar al gusto por la lectura llegado por vía genética o inoculado con una frase machacona de que leer es bueno y entretenido. Incluso, que se puede conseguir con un paseo por las instalaciones de la Feria Internacional del Libro en días maratónicos de febrero y marzo.

Tal vez usted haya escuchado la manera con que algunos padres instan a sus hijos a convertirse en lectores, bajo el argumento de que así “podrían hablar con cualquiera” o “intervenir sin temores en cualquier conversación”. No se percatan acaso de que los conducen por el camino de la pedantería y la autosuficiencia? Imagine usted, lector, que en una galería de arte se comenta sobre cuál de los cuadros se prefiere y llegue alguien al grupo sin ton ni son a dictar una conferencia sobre los pintores del Renacimiento. Sin dudas sufrirá un fiasco y con ello una decepción ante la sorpresa e indiferencia causadas.

Lo importante en este caso es que leer a menudo y de diversos géneros nos ayuda a tener criterios propios y una cultura general que nos permite conocer sobre los antecedentes de determinado fenómeno. De esa manera, nuestra opinión dicha sin altanería y con seguridad ganaría más oídos.

Para Antonio Gramsci, filósofo italiano del siglo XX, el asunto se resume en que “hay que perder la costumbre y dejar de concebir la cultura como saber enciclopédico(…)”. Para él, así solo se vería al hombre bajo la forma de un recipiente por llenar o los conocimientos, como columnas de un diccionario, sin saber cuándo echar mano a cada uno de ellos.

Una de las tantas labores asignadas al maestro de hoy, sin constar en un convenio de trabajo, se relaciona con fomentar el hábito de lectura entre los estudiantes. Aunque esa expresión suena más a crear una costumbre o rutina y no a estimular un placer, como pueden corroborar quienes buscan en un texto conocimientos y ansias de volar. Es cierto que los educadores pueden contribuir en este empeño sin plasmarlo en una planificación de clases, ya sea al comentarles a los estudiantes algunas de sus lecturas y sin imponerles los gustos de los adultos. Motivar a leer tampoco debe reducirse a las tareas escolares de Literatura.

Algunos expertos en estas lides aseguran, que como en otras, el ejemplo personal constituye la mejor manera de incentivar la lectura entre los jóvenes. No aspire a que su hijo/a añore este pasatiempo si en casa se utilizan las páginas de un volumen para hacer cucuruchos de maní. Mucho menos si en lugar de premio, usted ve los libros como castigo.

A la mayoría de los padres les gustaría que sus hijos prefirieran leer por encima de otros gustos. Por desconocimiento a veces no sabemos cómo inculcarlo. A algunos les parece lejana la imagen plácida e idílica de las películas en que mamá o papá acompañan al pequeño con un libro en la cama. ¿Por qué usted no se lo propone desde ya? Los quehaceres hogareños pueden esperar.

Es desde temprano que se siembra en casa la semillita de leer por simple placer, más allá del cerco estrecho de la bibliografía especializada, historietas o novelitas rosas. La lectura es una pasión, pero también contribuye a entender el mundo a nuestro alrededor y a que la vida sea más plena, libre.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Acerca de Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba
Lecturas , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ seis = 12