Las Tunas, Cuba. Jueves 14 de Diciembre de 2017
Home > Opinión > Un falso placer

Un falso placer

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

elena_lisbet_diego_parratabaquismo_fotoElena Diego Parra.

elena@rvictoria.icrt.cu

El tabaquismo es reconocido desde hace varios años como un problema de salud en el mundo, al ser la primera causa de invalidez y muerte prematura.

Debido a las consecuencias y la dependencia física, psicológica y social que genera en los consumidores, desde el último Congreso de Psiquiatría que tuvo lugar en La Habana, fue considerado una enfermedad pues en muchos casos requiere tanto tratamiento medicinal como rehabilitación psicológica.

Un claro ejemplo es que en el continente americano los daños a la salud asociados al consumo del tabaco, cobran cada año más de medio millón de vidas.

Por otra parte, en Europa provoca 1,2 millones de muertes y está estrechamente relacionado con la aparición de 29 enfermedades. Es responsable directo de aproximadamente el 90 por ciento de las defunciones por cáncer de pulmón y de más del 50 poe ciento de los padecimientos cardiovasculares.

Esto ha propiciado que muchas organizaciones se pronuncien en contra de las industrias tabacaleras. En Estados Unidos por ejemplo, se han ganado importantes juicios y se critica fuertemente a estas empresas por dirigir su publicidad hacia niños y adolescentes y patrocinar estudios científicos que supuestamente demostrarían efectos beneficiosos del tabaco.

Sin embargo, a pesar de estas estadísticas en el orbe existen, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de mil millones de fumadores, que ponen en riesgo su salud y la de las personas que conviven a su alrededor.

En Cuba, el 17 por ciento de la población fallece por causa del tabaquismo, cifras nada casuales si se tiene en cuenta que un tercio de las personas adultas fuman. Debido a esto se impulsan diversos programas encaminados a hacer conciencia sobre este flagelo y contribuir a la movilización de la familia y la comunidad, en torno a conceptos preventivos que promuevan una vida saludable.

No obstante, el acto de fumar o no, es una decisión individual y todavía muchos hacen caso omiso de sus consecuencias y persisten en envenenar sus pulmones, exponiéndose no sólo a una especie de suicidio a largo plazo, sino además a arriesgar el bienestar de sus seres queridos.

No fumar es apostar por la vida y la voluntad de cada cual puede marcar la diferencia.

Leer Más

La OMS insta a parar la interferencia de la industria tabacalera

En Cuba Jornada Científica por el Día Mundial sin Fumar

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× nueve = 18