Las Tunas, Cuba. Domingo 19 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Gente > El guardián de la parada

El guardián de la parada

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

maikel_inspectordarletis_leyvaDarletis Leyva González
darletislg@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas, Cuba. “Refuerzo taxi bus ruta 7; los que van a Los Pinos, Tanque, Bonachea, Ferrocarril, Funeraria, Parque Maceo, la Feria, MINCIN, Típico, La Caldosa; refuerzo taxi bus ruta 7”.

Cuando despega el día y el ir y venir es más constante en uno de los lugares más visitados de Las Tunas este atípico pregón abraza a todos los que allí acuden; Maikel Patterson anuncia cada ruta que llega a la parada del Hospital Guevara, de Las Tunas.

“Soy inspector popular del transporte desde el año 2003, en la ciudad de Las Tunas. Yo funjo como inspector en el Hospital Guevara, un área donde hay que tener mucha sensibilidad porque muchas personas vienen por familiares que están ingresados, otras personas que salen de alta del hospital y también el personal médico que trabaja acá, y entonces en consecuencia con eso los trato con todo el cariño y el respeto, dentro de mis posibilidades”.

A Maikel lo abordamos en plena faena y cuando las personas que permanecían en la parada se percataron de que motivaba una entrevista su auténtica manera de trabajar, no vacilaron, aún sin darnos sus nombres, en expresarse en torno a la labor de este inspector de transporte de Las Tunas, al que popularmente se le reconoce, por su uniforme, como “amarillo”.

Para mi criterio este es el único aquí en Las Tunas, trabaja muy bien y es muy dedicado a su trabajo (nos dice una tunera). La opinión que yo tengo de él es que si los demás compañeros que trabajan en esto fueran el 50 por ciento como es él, hubiera un trabajo eficiente (comenta un tunero). El trabajo del muchacho es muy bueno, por lo menos ayuda a uno; él cumple con su trabajo (asegura otra tunera). Yo pienso que hace bien su trabajo y se ha convertido en una personalidad en nuestra provincia por su forma de decir las rutas, de él pregonar; eso es único en él (afirma un joven estudiante de medicina en Las Tunas).

Maikel, ¿Y porqué esa peculiar manera de anunciar las rutas?

Sucedía que hace algunos años atrás yo me di cuenta de que a este hospital acudía mucho personal de otros lugares, provincias o municipios; desconocían los recorridos de los vehículos y en lo muy personal me dolía mucho ver que, por ejemplo, llegara un ómnibus, se fuera y entonces el personal a penas se iba el ómnibus me preguntaba “este ómnibus iba por aquí, por allá” y yo me sentía muy mal y desde ese momento en lo adelante dije me sale mejor hacerle saber al personal para donde va el vehículo; así lo hago, digamos, de una forma más espontánea; el personal se entera y tiene más posibilidad de, en el breve lapso de tiempo que está el vehículo estacionado, tomarlo.

Veo que siempre usas intachablemente tu uniforme…

Me gusta siempre tener un buen porte y aspecto, porque esa es la presencia del servicio; eso forma parte de la calidad del servicio que nosotros brindamos.

Y como lo raptamos en pleno ejercicio del deber fuimos cómplices de esa naturalidad que lo caracteriza.

“A los compañeros les recuerdo que, por favor, no me bajen la acera hasta que no dé el destino del vehículo. Por favor, evitemos accidentes”.

Maikel, ¿Y te es complejo realizar el trabajo?

Es muy complejo a veces porque te suelen llegar dos, tres y hasta cuatro carros en simultáneo y en esta parada que principalmente tiene la salida de la ruta uno y la siete, que son dos destinos totalmente opuestos y muy utilizados, se me hace difícil, pero dentro de las posibilidades trato de que todos se puedan ir sin dificultades.

Esta parada si uno se detiene a valorar tiene contacto hacia varias partes del país; aquí lo mismo te sale un pasajero para cualquier reparto dentro de la ciudad de Las Tunas, que para Puerto Padre o la provincia de Camagüey, Holguín e incluso hasta Santiago de Cuba y Guantánamo.

¿Cuál es tu horario de trabajo?

Normalmente mi horario de trabajo debe comenzar de 6:30 de la mañana hasta la 1:30 de la tarde. Pero esta parada tiene, digamos, que una situación especial; esta parada tiene su pico de transportación a partir de las 9:00 y cierra sobre las 3:00 de la tarde, que sale la visita del hospital y es cuando más se requiere del personal de inspección aquí y a esa hora, casualmente, los ómnibus hacen su cambio de turno en la base de ómnibus urbanos. Es un horario muy caliente en la transportación aquí.

¿Y cuándo llueve qué haces?

Con los días de lluvia se complica mucho la parada porque en esos momentos los cocheros dejan de prestar servicios; igualmente muchos chóferes de vehículos estatales evitan parar en las paradas cuando está lloviendo, pero las personas necesitan trasladarse con o sin agua y en esos momentos es cuando yo más saco de mí porque yo no le temo al agua; siempre hay alguien necesitado, llueva o no llueva.

“Privado ruta uno, los que vayan al Pediátrico, Doce Plantas, Ómnibus Nacionales, Parque Maceo, La Feria, Aguilera, MINCIN, Típico, La Caldosa; privado ruta uno por acá”.

Pero, ¿Qué te dice la gente de esta simpática y auténtica forma de anunciar las rutas y los destinos?

Muchas personas no entienden el porqué yo hable así tan fuerte para informarle el destino; se molestan y en ese momento yo le digo “Hermano, discúlpeme, pero si no lo hago así el que no es de aquí de Las Tunas que no sabe para donde va el vehículo cómo se informa, cómo se entera”, y en ese momento les toca comprender. Hay algunos que también tratan de colarse en el momento de abordar el ómnibus, con esas personas trato de ser lo más consecuente, pero siempre con la firmeza de que hay un personal esperando y hay que respetarle su lugar. Con respecto al cobro muchas personas vienen con billetes grandes esperando la gratuidad del servicio; en ese caso me toca informarle que por favor, el pago es un deber social, que ese dinero a la larga va a contribuir al servicio que se presta en los hospitales, al servicio de transporte, de Servicios Comunales, a todas esas empresas que el Estado subsidia.

¿Hasta hoy has recibido algún reconocimiento?

El reconocimiento principal es el que me da el pueblo, ese es el máximo orgullo que yo tengo; muchas personas me dicen que yo soy el mejor inspector y yo le digo, no, no, yo no soy el mejor, yo sencillamente trato de hacer mi trabajo con calidad, y aún así me lo siguen diciendo. Yo no soy el mejor, simplemente soy un soldado más al servicio de ustedes.

¿Y la familia qué dice de tu trabajo?

Mi familia fue el motor impulsor para yo mantener el trabajo con calidad. Mi hermana trabaja en el hospital, es enfermera, por eso también yo trabajo con tanta sensibilidad por el personal de salud pública.

Maikel Patterson, con una ecuanimidad y facilidad de expresión impresionante, despidió nuestro cálido diálogo asegurándonos que se siente muy orgulloso de su trabajo y hasta ahora sigue manteniendo el mismo afán en garantizar la calidad del servicio; ese enfatiza, es su objetivo y permanecer en el cuerpo de inspectores de transporte hasta que la dicha le depare otro camino, siempre al servicio del pueblo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


seis + 4 =