Lecturas

El antes y el después de la comunidad de Becerra

yenima_12

Centro_Escolar_BecerraYenima Díaz Velázquez

yenimadv@enet.cu

En la provincia de Las Tunas, a 690 kilómetros al este de La Habana, hay muchos poblados y comunidades pintorescas por su historia, , tradiciones y por la gente que vive y sueña en esos lugares.

Uno de ellos es Becerra, a escasos kilómetros de la cabecera provincial, rumbo a los norteños municipios de Puerto Padre y Jesús Menéndez, y que tiene en la actualidad unos tres mil habitantes, además de numerosas viviendas, varias instalaciones de la salud, escuelas y diferentes centros de la producción y los servicios.

Pero, en otra época no fue así. Cuentan que antes del año 1800, había una decena de casas; de ellas, solo tres eran de campesinos pudientes. Los demás eran muy pobres y vivían de pequeñas actividades artesanales y agropecuarias.

El nombre de la comunidad se lo dieron los colonialistas españoles y según ha trascendido en leyendas es porque allá había mucho ganado cimarrón al que ellos llamaban becerros. Por tanto, tierra de becerros es Becerra.

También quedó para siempre lo ocurrido en ese lugar el día 16 de junio de 1869, durante la Guerra de los Diez Años, el Combate de Becerra. En el enfrentamiento, 35 soldados del Ejército Libertador se enfrentaron victoriosamente a una columna de 200 españoles, los cuales fueron vencidos y dejaron en el campo comestibles y pertrechos de guerra.

Al cabo de los años, el 18 de agosto de 1895, durante la Guerra del 95, se produjo un segundo combate, también victorioso para los mambises. Dicen que hubo tantos fallecidos que al terreno que hoy ocupa la Cooperativa de Producción Agropecuaria Calixto Sarduy se le conocía como cayito de los muertos.

Al Triunfo de la Revolución, la mayor parte de los residentes en la localidad era analfabeta y padecía de un gran atraso económico. Poco a poco todo cambió y actualmente la situación es distinta pues el servicio eléctrico beneficia a casi el total de la población.

También hay en Becerra tiendas, correo, farmacia, cafetería, panadería, una fábrica de sombreros y varias instituciones del sector agropecuario, su principal rama económica.

Y, por supuesto, hay hombres y mujeres valiosos, que trabajan y construyen, que viven y transforman el antes de su comunidad en un después mucho mejor.

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


1 × uno =