Desarrollo tabacalero podría aportar grandes volúmenes de alimentos a la población

Miércoles, 30 mayo 2012, 10:10 | Haga un comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

tabacaleroraul_estrada_zamoraRaúl Estrada Zamora
estrada@enet.cu

 

Las Tunas.- El Programa Integral de Desarrollo Tabacalero previsto para los próximos años en la provincia de Las Tunas podría aumentar considerablemente la producción de alimentos con destino a la población, además de reportar otros significativos beneficios.

Según estudios realizados al respecto, la rotación del tabaco con otros cultivos, fundamentalmente frijoles, aportaría a los tuneros en el futuro alrededor de 23 mil toneladas de productos alimenticios por año.

Para conseguirlo será necesario ir aumentando gradualmente las áreas tabacaleras, hasta completar unas dos mil hectáreas a lo largo de un quinquenio, dedicar la mitad a producir comida y alternar las plantaciones detrás de cada cosecha.

Los especialistas aseguran que de esa manera el tabaco ocupará un terreno mejorado por la acción de las leguminosas, que tienen la capacidad de fijar el nitrógeno del aire al suelo, mientras el frijol utilizará la fertilización residual que se mantiene en el lugar donde creció la aromática planta.

Las dos mil hectáreas contempladas en el programa posibilitarían, al mismo tiempo, el acopio y la venta de unas dos mil 700 toneladas de tabaco en rama, fundamentalmente destinadas a la fabricación de cigarrillos, de acuerdo con la información ofrecida por el ingeniero Carlos Betancourt Almaguer, director de la Empresa de Acopio, Beneficio y Torcido de Tabaco de Las Tunas, provincia cuya capital es esta ciudad de igual nombre, ubicada a 690 kilómetros al este de La Habana.

Betancourt Almaguer agregó que el fomento de ese cultivo generará miles de empleos, tanto en la agricultura como en el área industrial, y se espera que el desarrollo integral de dicho rubro eleve en más de 50 millones de pesos el valor de la producción mercantil en los ocho municipios tuneros.

Respecto a la situación actual de esa rama agrícola en el territorio, el directivo aseguró que se encuentra en franco proceso de recuperación, después de haber sufrido un notable decrecimiento económico y productivo, a causa, fundamentalmente, del daño causado por los ciclones a las casas para curar la hoja (secarla en adecuadas condiciones de sombra, temperatura y humedad), y el deterioro de los sistemas de regadío más otros elementos de infraestructura.

Para superar esos obstáculos, los 922 obreros tabacaleros de esta zona oriental, junto a cientos de campesinos dedicados a ese cultivo, adoptaron un conjunto de medidas, empezando por adecuar los planes de siembra a la capacidad real de cura, en virtud de lo cual durante la última campaña solo plantaron 335 hectáreas y en la venidera no sobrepasarán las 530.

Como resultado de las acciones implementadas, cerraron 2011 con saldos mucho más favorables que los alcanzados en 2010, y en el presente año muestran superiores resultados.


Por ejemplo, de enero a abril sobrecumplieron el plan de fabricación de tabacos manualmente torcidos, con cinco millones 068 mil unidades; también superaron en un 30 por ciento el valor de la producción mercantil y las ventas, y elevaron la productividad por trabajador.

Durante esos cuatro mese obtuvieron 178 mil pesos de ganancia, beneficiaron 48 toneladas del producto en rama por encima de lo previsto y redujeron en el 15 por ciento los gastos programados.

En cuanto a la calidad de los puros, manualmente fabricados, baste decir que en 2011 y en el presente año no tuvieron ningún rechazo ni recibieron quejas de los clientes.

Ahora los tabacaleros tuneros tienen la vista puesta en el incremento de las áreas y los rendimientos, la introducción de nuevas variedades y la aplicación de tecnologías más eficientes.

Hoy en todas las cooperativas campesinas y centros obreros dedicados a la producción de tabaco se reflexionó acerca de la situación actual y perspectiva del sector, y se homenajeó a Lázaro Peña, fundador de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) y su secretario general hasta su fallecimiento (11 de marzo de 1974).

De extracción muy humilde, Lázaro Peña ejerció diversos oficios, incluido el de torcedor de tabacos, y llegó a convertirse en un líder de extraordinario prestigio a nivel nacional, al extremo de que el pueblo lo reconoció como el Capitán de la clase obrera cubana. Nació en La Habana el 29 de mayo de 1911; por eso cada año en esa fecha los tabacaleros celebran su día.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Acerca de Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba
Las Tunas , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


nueve × 7 =