Las Tunas, Cuba. Miércoles 23 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Aliñao, una bebida exquisita para muchas celebraciones

Aliñao, una bebida exquisita para muchas celebraciones

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

yenima_12

Envases_aliao

 

Lea más:

 

Con el recién nacido viene el aliñao

 

Aliñao, la bebida de los nacimientos

Yenima Díaz Velázquez

yenimadv@enet.cu

Cuba es tierra de historia, cultura y tradiciones lindas y perennes en el tiempo y los recuerdos. Una de nuestras costumbres, el consumo del aliñao en varios momentos, fundamentalmente después del parto de las embarazadas, es tan común que apenas destacamos su grandeza.

Esta es una bebida exquisita, tan nuestra como el tocororo que vuela por los bosques cubanos, y tan importante que, casi siempre, marca los primeros minutos de la vida de las personas.

Nacida en la región oriental, el rito de brindarla luego del nacimiento de los niños se extendió por todo el territorio nacional y hoy cobra especiales matices, tal como asegura el chef de cocina internacional Orlando Castillo Fleita, vicepresidente de la Asociación Culinaria en la provincia de Las Tunas, a 690 kilómetros al este de La Habana.

“Fundamentalmente se elabora con el objetivo de celebrar la llegada al mundo de un niño. En el caso de ser hembra, se guarda una botella para que pueda añejarse bien, fijar los aromas y los alcoholes y el día de su cumpleaños número 15, se abre y se hace un brindis con los invitados”.

En la zona la mayoría de las familias han hecho aliñao para celebrar la llegada de hijos, sobrinos y nietos y hasta vecinos; pero, cada cual pone su propia receta en cuanto a la cantidad de dulce o alcohol, aunque la mayoría coincide en seleccionar frutas carnosas o de gran aroma como “la ciruela, piña, que le da un sabor característico, por ser la reina de las frutas y el higo; especialmente la hoja del higo, que le da el verdadero aroma a esta bebida; y no puedo dejar de mencionar la caña de azúcar, que es insustituible”.

Considera Castillo Fleita que “esta bebida artesanal puede ser ofrecida en banquetes, fiestas, recepciones u otras actividades como un aniversario de bodas, un cumpleaños o que usted reciba una visita y quiera brindarle una copa de aliñao”.

Precisamente por ser tan extendida la tradición de hacer esa bebida, y en un pequeño recorrido por las calles de la ciudad de Las Tunas, Tiempo21 encontró estos criterios.

“Yo hice aliñao en el embarazo de mis dos hijos. Sé que es una costumbre más bien oriental. Para el occidente del país no se lleva tanto esa tradición como para acá, para Oriente. Es desde Camagüey hasta Guantánamo, donde el nacimiento de los niños viene acompañado siempre de una bebida dulce que mezcla alcohol con frutas. No es que en otros lugares del país no se celebre; pero, no es con el aliñao”.

“He hecho aliñao en dos ocasiones, la primera vez con la ayuda de mi mamá. Fue en los años 80 del pasado siglo, cuando había muchas cosas en la tiendas, hasta dátiles. Y yo le eché. El segundo fue después y lo hice yo solita. Le eché cascos de guayaba y cuando se lo digo a mis amistades, todas se asombran porque nunca habían visto que se le echara ese dulce y yo lo hice”.

“Yo estoy embarazada, tengo un aliñao que me está haciendo mi papá porque yo no sé. Tiene ciruela, ciruela china, caña media luna, cereza, grosellas… Él se entretiene con eso y está muy alegre, para brindarle a las personas que vayan a la casa a conocer a mi bebé.”

Como también es costumbre en Las Tunas guardar una botella de aliñao para la fiesta de 15 años de las niñas, ellas no podían estar ausentes en esta búsqueda de opiniones.

“Desde que yo nací, mi mamá me guardó una botella de aliñao para la fiesta de mis 15 años y ella me dijo que por nada del mundo se podía abrir antes, que ese es uno de los regalos que me va a hacer”.


“Yo también tengo una botella de aliñao para mis 15, mi mamá la guardó bien cerradita en el escaparate y me ha dicho mil veces que no la puedo tocar, que eso me dará muy buena suerte en mi fiesta”.

Sin recetas especiales ni la obligación de hacer determinada cantidad, el aliñao mezcla numerosas frutas con almíbar y alcohol, para convertirse en una bebida delicada que festeja el nacimiento de los niños y otras ocasiones especiales hasta convertirse en necesaria.

De todas formas, se mantienen los embarazos y felices partos como las razones fundamentales para hacer esa distinguida bebida.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


9 − = seis