Las Tunas, Cuba. Miércoles 23 de Agosto de 2017
Home > Las Tunas > Un lugar de afectos e inserción social

Un lugar de afectos e inserción social

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- Sin cumplir funciones sustitutas, un lugar de afectos es para muchas familias beneficiadas con sus servicios, el hogar de impedidos físicos y mentales Calixto Sarduy, de esta ciudad capital de la provincia de igual nombre, a 690 kilómetros al este de La Habana.

Con 35 años de edad, Yoel García Jiménez actúa cual un adolescente de 16, pero no enclaustrado en la casa a pesar de su retraso mental severo, porque la enseñanza especial contribuye a su inserción social, que le permite relacionarse no solo con personas discapacitadas.

En uno de los barrios periféricos, el “Sosa”, en la calle Eliécer Botello se ubica la vivienda en la cual reside, y muchos lo conocen por sus frecuentes piropos a las muchachas que transitan por allí, o lo ven ayudando en la limpieza de un patio u otras labores de la familia y los vecinos.

Raras veces muestra enojo, nunca agresividad; aunque no avanza en el aprendizaje escolar y tiene poco desarrollo del lenguaje, sí practica el deporte, en atletismo, cuyo rendimiento en competencias efectuadas en la capital cubana y Santiago de Cuba le ha permitido obtener tres medallas de oro.

El baile es una de las actividades que más disfruta en la institución de salud, que también vincula a los beneficiarios con las tareas de servicios, el trabajo en el huerto, y presentaciones adecuadas a sus habilidades en las manifestaciones artísticas.

Un primer embarazo satisfactorio, de una hembra, y el tercero, de un varón, tuvo Aracelis Jiménez Rojas, pero no así el segundo, cuando sufrió una caída a los siete meses de llevar a Yoel en su vientre, de lo cual provino la discapacidad mental, detectada por la logopeda en la primaria.

A partir de ahí ingresó a la educación especial, en la que su mamá siempre ha confiado, e incluso prefirió incorporarlo a los 15 años al hogar de impedidos en el horario diurno, para poder continuar su desempeño como trabajadora, al tiempo que él disfruta de cuidados esmerados y la asignación de prendas de vestir y otros recursos en la institución.

Junto a las garantías de protección al hijo, ella agradece la preparación que recibe, la cual complementa la familia al darle participación en las opciones recreativas, como la estancia en la playa, los carnavales, y paseos por distintas instalaciones, sin ningún tipo de temor porque son muy buenas sus relaciones sociales.

El 19 de junio de 1980 se fundó el hogar, que también recibe la denominación de centro psicopedagógico, al cual va Yoel de lunes a viernes, aunque podría hacerlo hasta el sábado, pero la madre prefiere dejarlo en la casa el fin de semana, y solo en los restantes días lo lleva hasta la parada de la guagua que lo traslada, y por la tarde lo espera en el mismo lugar.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Maira Castro Lora

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Oriunda de la provincia de Santiago de Cuba. Fue Jefa de Información y de Redacción. Es reportera de temas de la industria, la ciencia y la tecnología. Ahora se desarrolla como corresponsal de Radio Reloj en la provincia de Las Tunas y se mantiene colaborando para Tiempo21 y Radio Victoria. Es una profesional competente, que demuestra calidad en su labor diaria. @micelele

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


ocho − 7 =