Las Tunas, Cuba. Martes 17 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Historia > La expedición del “Corynthia”, página de luto y de gloria en la historia cubana

La expedición del “Corynthia”, página de luto y de gloria en la historia cubana

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Este 23 de mayo se cumplen 55 años del desembarco de la expedición del Corynthia, que fue organizada por la Organización Auténtica con el objetivo de abrir un nuevo frente guerrillero en la Sierra Cristal, al norte de la antigua provincia de Oriente, unos meses después de la llegada a Cuba de los 82 expedicionarios del yate Granma, que al mando de Fidel Castro habían iniciado en la Sierra Maestra, al sur de ese territorio, la batalla por la definitiva independencia de la Isla.

El grupo estaba integrado por 27 jóvenes revolucionarios, comandados por Calixto Sánchez White – quien había combatido en de la Segunda Guerra Mundial -, y tenía el propósito de sumarse a los esfuerzos que ya realizaban los hombres dirigidos por Fidel para liberar a la nación de la sangrienta dictadura de Fulgencia Batista, que gobernaba el país luego del golpe de estado del 10 de marzo de 1952.

La incipiente tropa arribó a costas cubanas por Cabonico, Mayarí, al norte de la actual provincia de Holguín.

Luego del desembarco, dos de los expedicionarios desertaron, fueron capturados por el ejército de la tiranía de Batista y conducidos al Regimiento de Holguín, donde facilitaron al ejército información que contribuyó a organizar la operación que concluyó en el asesinato de la mayoría de aquellos jóvenes.

Además de esa cobarde delación, los pasos de los revolucionarios ya eran conocidos por el Servicio de Inteligencia Militar de Batista, que poseía, incluso, una lista de los participantes.

También influyó en el fracaso de la expedición que, antes de emprender la marcha hacia las montañas, Sánchez White encomendó a los lugareños dar parte a las autoridades para que no corrieran peligro.

Según consideró posteriormente el combatiente revolucionario e historiador Wiliam Gálvez “ese fue su error, la tropa necesitaba la ventaja de la sorpresa para ganar los accesos de la zona montañosa, aún distante”.

Una cronología de los hechos publicada en la enciclopedia digital cubana EcuRed, precisa que luego de una persecución por las cercanías de la zona de desembarco con el fin de impedir a toda costa que se asentaran en la sierra, cinco días después de de su arribo, los expedicionarios fueron localizados por tropas de la tiranía en las cercanías de un lugar conocido como Monte Santo.

Ante la sorpresa y la superioridad numérica de las tropas de la tiranía, la mayoría de los jóvenes expedicionarios se rindieron. Muy pocos lograron escapar con vida.

La orden fue tajante¨”Rendidos no, muertos”. Mientras realizaban el traslado de los prisioneros hacia el campamento de Cabonico, ya la radio transmitía la noticia de la “muerte en combate” de los expedicionarios del Corynthia. Así, los revolucionarios se enteraron de cuál sería su verdadero destino.

El lugar escogido para la masacre fue un pequeño naranjal, a orillas del arroyo La Marea, donde los expedicionarios fueron vilmente ametrallados el 28 de mayo de 1957.

Como histórica evidencia de las formas de actuar de uno y otro bando en la lucha revolucionaria, ese mismo día, apenas unas pocas horas antes, la guerrilla revolucionaria que dirigía Fidel Castro había puesto en libertad a 16 soldados del régimen, hechos prisioneros tras la rendición del cuartel de El Uvero, durante un combate que, al decir del Che Guevara, “marcó la mayoría de edad” del Ejército Rebelde.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Hernán Bosch

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Trabajó como reportero en el diario 26, donde fue además, jefe de Redacción y Jefe de Información. Fue reportero de la corresponsalía de la Agencia Cubana de Noticias en la provincia de Las Tunas, con una labor destacada en el tratamiento a los temas de la agricultura y la salud, entre otros. Está jubilado y es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @hrbosch

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


seis + 6 =