Las Tunas, Cuba. Lunes 23 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Gente > Diálogo con un hombre que creció junto a sus aves

Diálogo con un hombre que creció junto a sus aves

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Entre las 160 personas que integran la Asociación Nacional Ornitológica de Cuba (ANOC) en la provincia de Las Tunas, a 690 kilómetros al este de La Habana, sobresale un joven que se hace necesario a donde quiera que llega por su capacidad de ser útil en varias tareas relacionadas con la cría, el fomento y el mejoramiento genético de las aves autóctonas, indígenas, e importadas al país.

Su nombre es Daiton Fariñas Selpa, y ha dedicado más de 25 años a la crianza de diferentes especies de aves autorizadas por la ANOC.

– ¿Cómo fueron los inicios en esta actividad?

– Te puedo decir que lo primero que tuve fue una pareja de tomeguines del Pinar, que me gustaban mucho. Tuve otros; pero, realmente se me morían todos. Luego comencé a criar algunos tipos de palomas que no conocía todo lo que existía; pero, tenía palomas de Castilla y buchonas, como las conocemos en Cuba. De ahí pasé a la Secundaria Básica y no pude tener animales por un tiempo. Ya en la etapa del Preuniversitario faltaba a clases por andar con las palomas, y me fue gustando. Me fue gustando tanto que llegué a tener unas cuantas especies de aves exóticas, de las que se pueden criar en cautiverio, palomas de raza y palomas de fantasía y utilidad. Después solicité hacerme miembro de la ANOC y ya llevo más de 11 años como profesional.

– ¿Por qué te inclinaste por las aves y no por otros animales como perros, gatos o peces?

– Lo que tú puedes tocar con tus manos gusta más que lo que solo puedes mirar. A las aves uno puede tocarlas y a los peces no porque son blanditos. Entonces, me llamaban mucho la atención por el tipo de colores, las características de las plumas, los moñitos y los calzos en las patas, por la forma del cuerpo rellenito…

– ¿Qué has hecho para reconocer las aves por su vuelo o por su canto?

– Eso es algo que me ha ocupado mucho tiempo de la vida. En los ratos libres, intento siempre tener toda la bibliografía que encuentre y prepararme ya sea en la forma del canto, su vuelo… Me llama mucho la atención cada vez que veo a un ave cantando, llamando la atención de la pareja. Trato de verlos y de entender qué están haciendo en ese momento.

– ¿Cuáles variedades de aves tienes en tu hogar?

– En mi casa tengo alrededor de 30 especies de palomas de raza, como buchones españoles y cubanos, palomas de utilidad que son importadas al país y palomas de fantasía, que son las que tienen características fantásticas. Tengo gallináceas de varios tipos y algunas aves exóticas como isabelitas, cebritas y diamantes de Gould. Periquitos he criado pero, ahora no porque yo vivo en un apartamento. Tengo muy poco espacio y hacen mucha bulla.

– Cuéntame cómo son tus días.

– Realmente, mis aves ocupan bastante tiempo. Desde que me levanto ellos son el centro de mis actividades profesionales. Hay que cambiarles el agua, tengo que medicar a los que tienen pichones o nutrirlos con algún tipo de reconstituyente. A veces, si los padres no alimentan bien a las crías, compro yogurt y les embuto, les doy vitaminas… Lleva mucho trabajo porque las palomas que están reproduciendo comen dos veces al día y las que están en etapa de descanso, una sola vez al día.

– ¿Qué ocurre con tus animales cuando no estás presente?

– A veces las cosas se me complican con la Universidad, con el trabajo y cuando estoy en eventos nacionales de la ANOC. Tengo a mi hermano, que me ayuda muchísimo. A mi mamá no le gustan los animales. Pero, ella me ayuda, igual que mi papá, ya sea económicamente o espiritualmente. Me dan apoyo porque de verdad que es difícil.

– ¿Ves a tu hijo como tu futuro?

– Puede ser. Mi niñito tiene dos años y unos meses y le gustan mucho las aves. Me dice que es el dueño de las palomas, mueve las jaulas, siempre quiere estar detrás de mí para alimentarlas… Hasta ahora me ha demostrado que ama a esos animales y puede ser mi futuro porque tiene muchos deseos de aprender.

– ¿Cuáles son los principales reconocimientos a tu trabajo como criador de aves en cautiverio?

– En el año 2003 fui, por primera vez, campeón provincial en palomas de utilidad y palomas buchones de raza. Después tuve premios de la popularidad en otros eventos y fui el máximo acumulador en la categoría de palomas buchonas hasta el actual año. En el último campeonato quedé como campeón nacional de palomas de utilidad y merecí el premio nacional a la eficiencia ornitológica porque de 29 aves concursantes, premié 28.

– ¿Qué crees que hay que hacer para que las aves siempre estén con nosotros?

– Dedicarles mucho tiempo, amor, buena alimentación y muchos cuidados, llevan bastante tiempo; pero, forman parte de la vida diaria de nosotros porque si no existen las aves, yo pienso que, en el caso mío, que llevo más de 25 años en esto, no podría vivir.

En las palabras del joven ornitólogo tunero está la esencia de lo que podemos y debemos hacer para garantizar la vida del grupo de especies más lindas del reino animal.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez (Enviada especial)

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera atiende temas del Programa alimentario y le gustan las historias de vida. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @YenimaD

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ uno = 3