Opinión

Un Sí a la diversidad

elena_lisbet_diego_parradiversidad_sexualElena Diego Parra
elena@rvictoria.icrt.cu


Ya han transcurrido 22 años desde que el 17 de mayo de 1990 la Organización Mundial de la Salud (OMS) suprimió la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

Sin embargo esta sigue siendo un delito en muchos países, cuyas legislaciones contemplan penas, incluso de muerte, por el simple hecho de tener una preferencia sexual diferente.  

Se calcula que cada dos días una persona homosexual es asesinada en actos violentos frutos de de la homofobia y en muchos lugares son considerados como uno de los escalones más bajos de la sociedad.

En muchas regiones del mundo, identidades religiosas y culturales mantienen una postura moral de rechazo hacia la homosexualidad. Es el caso de la ortodoxia cristiana, judía e islámica, en las que no es aceptada como condición sexual natural de una persona, sino que se observa como una anomalía que debe ser combatida y reparada.

Los cubanos herederos de una cultura patriarcal y defensores, en no pocos casos a ultranza, de la concepción de la pareja entre el hombre y la mujer,

en ocasiones no asimilamos la diversidad sexual, sin embargo respetamos el derecho de cada cual a escoger.

A pesar de que nos falta mucho camino por andar, somos muchos los que asumimos el reto de comprender la diferencia con una mirada para nada excluyente.

Este 17 de mayo debe servir no solo para que quienes viven a plenitud como personas homosexuales, bisexuales o transexuales, encuentren un milímetro más de aceptación familiar y social en este planeta en el que tenemos todos iguales derechos.

Es un momento importante para despojar nuestras mentes de prejuicios malsanos que no nos permitan acercarnos y conocer a seres humanos maravillosos, con virtudes incalculables y que tienen amor y amistad para ofrecer, simplemente porque no compartamos sus preferencias sexuales.

Artículos relacionados

Por un bien común: erradiquemos el hambre

Adialim López Morales

Las niñas, por un espacio significativo

Yanely González Céspedes

Apostemos por una escuela más integral

Telma Machado Escanio

Enviar Comentario


+ 9 = trece