Las Tunas, Cuba. Jueves 24 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Gente > Primero de mayo, los recuerdos de Ibraín Machado

Primero de mayo, los recuerdos de Ibraín Machado

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

yenima_diaz_velazquez_p

Ibran_Machado_Hechavarra2

Lea más:

Primero de Mayo

Yenima Díaz Velázquez

yenimadv@enet.cu

 

Los recuerdos, buenos y malos, se agolpan en la memoria de un buen hombre que nació y envejeció en la ciudad de Las Tunas y que, desde el 15 de mayo de 1933, es un hombre de ley.

Se llama Ibraín Machado Hechavarría, y está próximo a cumplir los 79 años de vida, con extraordinaria fuerza física y con la agilidad mental de sus años mozos.

Esas características se aprecian a simple vista, cuando defiende, con pasión y orgullo, los actuales festejos por el Primero de mayo, Día Internacional de los Trabajadores.

“En las celebraciones de ahora yo encuentro alegría y es una maravilla ver a los niños con uniformes, vestidos de lindo y limpio. Esa es mi mayor dicha”.

A lo largo de su existencia, Machado, como le dicen amigos y familiares, ha tenido un actuar impecable, siempre en contra de las cosas mal hechas.

“Ese día no podíamos celebrarlo, queríamos; pero, los pudientes, los que tenían dinero, te amenazaban, si tú ibas a cualquier actividad por la fecha, te botaban. Los sindicatos eran amarillos, los dirigía Eusebio Mujal. Tú no podías ni pensar en celebrar, como ahora que se disfruta con gusto. Fíjate que a quien decía que quería celebrar lo tildaban de ñángara, que así le decían a los comunistas”.

Consciente de que en Cuba se respiran aires de alegría cada Primero de Mayo, rememora una triste época, antes de 1959, cuando los niños no podían aspirar a los estudios ni a los juegos y, en cambio, trabajaban para poder vivir.

“Yo comencé a trabajar por la pobreza que había. Tenía unos 10 años y tuve que dejar de estudiar para ayudar a mi papá. Él trabajaba en el cementerio de aquí y lo hacía por medio sueldo. Mire, es que antes había botelleros; eran políticos que ponían a trabajar a los pobres y ellos tenían que darle la mitad del sueldo. Ganaba 60 pesos y se quedaba con 30 nada más”.

Serio y conmovido, recuerda que “trabajaba en el jardín, desyerbando y vendiendo flores, hacía de todo lo que me mandaran porque tenía que cuidar los pesos que me ganaba, para ayudar a los viejos y a los hermanos más chiquitos”.

Tanto en la clandestinidad del Movimiento 26 de Julio como en la Sierra Maestra, este tunero defendió a la Patria que comenzaba a perfilarse, con los aires de Fidel Castro y la Generación del Centenario.

“Yo nunca había estado en un desfile; nunca en la vida. Al primero que asistí fue después del Triunfo de la Revolución Cubana, en el año 1959. Ese día dije que ahora sí íbamos a desfilar; pero, con el Partido de Fidel, que hizo una Revolución y que es distinto a la gente de antes”.

Ahora sigue construyendo el presente, a la altura de sus 79 años de vida y a pesar de ellos, vive este Primero de Mayo un día de fiesta y satisfacción.

“Los desfiles de estos tiempos son lo más grande del mundo, en los que se muestra el porvenir, la educación; es muy distinto. Además, se acabó con la discriminación racial. Antes, para que un negro trabajara… Yo era mulato y me pagaban un poquito más que al más prieto, así era. Pero, ahora no pasan esas cosas, es distinto completamente”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


dos − 1 =