Opinión

Primero de Mayo, historia y actualidad

primero_mayo_06aleida_naval_santosAleida Naval Santos
anaval@rvictoria.icrt.cu

Han transcurrido más de 100 años desde que el Primero de Mayo de 1889 quedase en la historia como el Día Internacional de los Trabajadores, en honor a los obreros asesinados dos años antes, impunemente, en la ciudad de Chicago, Estados Unidos.

En cada nación la evocación de esta fecha adquiere un matiz diferente. Es la expresión más clara de cómo viven los proletarios, de cuáles son sus principales motivaciones, y qué lugar ocupan dentro de su sociedad.

Hoy es oportuno recordar a Augusto Spies, periodista alemán y uno de los obreros de Chicago, ejecutado en la horca el 11 de noviembre de 1887, quien mientras le cubrían el rostro expresó: “tiempo llegará en que nuestro silencio será más poderoso que las voces que hoy vosotros estranguláis”.

Los trabajadores de entonces no hicieron esperar sus demandas y los de hoy siguen defendiendo los derechos de su clase.

Muchas son las banderas que este Primero de Mayo se levantan en todo el mundo en una lucha que, para la mayoría, es el reclamo de sus más elementales derechos.

En algunas naciones la celebración oficial del Primero de mayo sirve para medir la relación entre las organizaciones laborales y el gobierno.

En Cuba muchos pueden ser los ejemplos, pero uno de los más recurrentes está en la vieja Europa con el movimiento o fenómeno de los indignados de España, que en respuesta a la situación política y económica que vive ese país, al igual que Grecia mueve a las masas populares por un cambio social.

Así sucederá en cualquier sitio de este planeta donde la justicia social no esté presente.

Este martes, para los trabajadores cubanos, la principal motivación para la marcha junto a la familia es mantener y perfeccionar el socialismo.

Una vez más, el verde caimán se vestirá con los colores de la Enseña Nacional, y los campos y ciudades vibrarán en justo reclamo por la liberación de Los Cinco cubanos presos injustamente en cárceles estadounidenses.

Artículos relacionados

Las niñas, por un espacio significativo

Yanely González Céspedes

Apostemos por una escuela más integral

Telma Machado Escanio

Consumir lo nuestro

Yanetsy Palomares Pérez

Enviar Comentario


3 + = nueve