Las Tunas, Cuba. Jueves 14 de Diciembre de 2017
Home > Opinión > Las ciencias, víctimas del bloqueo estadounidense contra Cuba

Las ciencias, víctimas del bloqueo estadounidense contra Cuba

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Como una epidemia, larga, lenta y asfixiante, se puede evaluar al bloqueo económico, comercial y financiero que desde hace más de 50 años mantiene la administración de Estados Unidos contra Cuba para intentar aniquilar al país que osó ser libre, soberano e independiente en sus propias narices.

Pero, también podemos evaluar al pueblo cubano como el más perseverante en sus propósitos, que sale adelante cada jornada gracias a la solidaridad internacional, su intelecto y a la búsqueda de alternativas para solucionar los problemas que nos acarrea la insólita disposición del gobierno de Washington.

De todas formas, duele. Duele lo irracional de la medida impuesta el 3 de febrero de 1962 y duelen los 104 mil millones de dólares que ha perdido la nación cubana por su causa. Incluso, si se toma en consideración la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado financiero internacional, la afectación a la economía cubana sería superior a los 975 mil millones de dólares.

Con ese dinero hubiera crecido la cantidad de viviendas e instalaciones sociales y fueran mejores nuestras carreteras, habría más alimentos y hasta tuviéramos más teléfonos, conexiones a Internet y medios de enseñanza, entre otros recursos muy necesarios.

Todos los sectores de la sociedad cubana, de una u otra forma, están afectados por el cruel e injusto asedio y los ejemplos nos saltan a la vista con la sistematicidad del día a día y la generalidad de que nos lastima a todos.

Una muestra concreta se aprecia en el sector de las ciencias, con pérdidas que en el país sobrepasan los mil 390 millones de dólares en los últimos años.

En esa actividad se ha cebado el bloqueo para impedir el desarrollo económico, científico, docente y académico, al extremo de impedir viajes de cubanos y estadounidenses, lo mismo desde el pequeño estado que desde el gran imperio.

Extraordinaria censura se le hace a la información científica, necesaria para los diferentes proyectos de los investigadores y a precios aceptables en el territorio norteamericano; pero, encarecida notablemente cuando se compra a terceros países del continente europeo.

Aunque la provincia de Las Tunas, a 690 kilómetros al este de La Habana, no tiene grandes centros dedicados a la investigación científica, los trabajadores del sector han vivido situaciones difíciles, y hasta de impotencia, cuando por presiones de Estados Unidos se han detenido proyectos o faltan recursos para desarrollar otros.

La misma situación se sufrió en la Oficina Territorial de Normalización, en la que se reportan perjuicios por la adquisición a precios muy altos de juegos de patrones, nanómetros de pistón y de pesas, bombas de vacío y otros aparatos, elementales para el desarrollo de la metrología y de la actividad fundamental del centro.

En el Jardín Botánico del territorio tunero también se registran daños por la importación desde mercados lejanos de tijeras de podar, vagones y bolsas de polietileno, casi al doble de su precio original.

Igual ocurre con los insumos de otras entidades que pudieran tener mejor desempeño en su gestión administrativa; por ejemplo, radares meteorológicos, instrumentos de medición, materia prima para producir medicamentos veterinarios y reactivos para medir los valores físicos, químicos y biológicos de los suelos, por solo citar esos ejemplos.

Pero, frente al bloqueo que imponen, se crecen los creadores de Las Tunas y de toda Cuba, integrados a la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores y a las Brigadas Técnicas Juveniles, además del desarrollo científico y del empeño que se multiplica para la formación de másteres y doctores para el porvenir.

Es esa la respuesta del pequeño David al gigante Goliath y en este caso puedo asegurar que la inteligencia y el esfuerzo constante de los cubanos seguirán enfrentando la injusticia, maldad y los rencores que se encierran bajo una pérfida palabra: bloqueo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera se destaca por su sensibilidad para las historias de vida a través de entrevistas. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. Ama por sobre todas las cosas a sus hijos Johana y Oscarito, le facsina el color verde y es amante de la naturaleza, la música. Para ella el amor abre cualquier puerta y la amistad es un puente para sustentar la vida. yenimadv@enet.cu Blog: http://www.soydelastunas.blogspot.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× cuatro = 36