Una mujer conquistando el repentismo cubano

Domingo, 29 abril 2012, 21:35 | Haga un comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
liliana_anaisa

Escuche entrevista a Liliana Rodríguez:

{mp3remote}http://www.ivoox.com/entrevista-liliana-rodriguez_md_1197544_1.mp3{/mp3remote}

talleres_repentismo

anaisa_vidal_diazAna Isa Vidal Díaz
anaisa@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas.- Una bella mujer de 20 años, Liliana Rodríguez Peña, fue la gran ganadora del Concurso de Pie Forzado, en el Taller de Repentismo, tonadas y cuerdas, celebrado del 27 al 28 de abril en esta ciudad.

Su seguridad al improvisar y el lirismo de sus versos le valieron la oportunidad de representar a la provincia de Las Tunas en el Campeonato de Pie Forzado, que auspicia la XVI Feria Internacional Cubadisco 2012, y en el certamen Soy la décima guajira, del programa de la televisión nacional Palmas y Cañas.

Finalmente, el género femenino toma las riendas de una tradición, que durante años, ha estado comandada por los hombres, no sólo en este oriental terruño, considerado la Capital Iberoamericana de la Décima, sino en toda la Isla. Pero ¿por qué proliferan los repentistas, si las mujeres ocupan un lugar relevante en la lírica cubana?

Liliana considera que “en Cuba hay varias muchachas tonadistas, otras quienes improvisan, pero no se atreven. Yo espero servirles de aliento para que vean que una mujer sí puede ¿por qué no? Si en otras corrientes del arte las mujeres han llegado a ser grandes también…”

De cómo nace una repentista…


“Desde muy niña escribía cuentos y poesía, pero no fue hasta los 12 años, en el 2004, que empecé a formar parte de los talleres de repentismo infantil, de la Casa Iberoamericana de la Décima (CID).”

Esta iniciativa, que prolifera en los ocho municipios tuneros, le permitió acercarse a la décima improvisada en su natal Puerto Padre:

“La primera vez que competí en un concurso importante fue el año pasado en el Justo Vega -”. Antes había participado en el Hermeides Pompa, pero era regional y los poetas me conocían, sabían que yo cantaba con calidad. Cuando compito en el Justo Vega, muchos matanceros, pinareños y habaneros me subestimaron, me preguntaron si estaba loca, pero cuando me vieron cantar y sacar la cara por las mujeres, empezaron a respetarme…”

Ese fue su primer gran triunfo, quedar finalista en el prestigioso certamen convocado aquí por la Jornada Cuacalambeana, una cita que reafirma cada año las tradiciones campesinas de la nación, reuniendo a emblemáticos y noveles poetas de todo el país.

Y recientemente la puertopadrense asombró a todos al convertirse en la primera mujer ganadora del concurso nacional de repentismo para jóvenes Chanchito Pereira, de la occidental provincia de Matanzas, privilegio nunca alcanzado por un tunero:

“Estos reconocimientos son como una ofrenda a todo lo que he hecho antes, es como recoger lo que me he dedicado a sembrar.”

Sueños con sabor a poesía

“Yo digo que no hay repentismo de mujer o repentismo de hombres, al igual que no hay poesía femenina ni masculina: la poesía es una.”

Así afirma la simpática muchacha, quien no se siente intimidada porque todos sus contrincantes sean hombres. Quizás por esta seguridad fue aplaudida por sus contrincantes masculinos Argelio Torres, Guillermo Castillo y Azber Díaz en la canturía que duró toda una jornada y en la cual el jurado impuso cuatro pie forzados, tomados de poetas insignes de Cuba como Juan Cristóbal Nápoles Fajardo y Jesús Orta Ruiz, o contemporáneos como Carlos Esquivel y Alexis Díaz Pimienta.

Aunque la mayoría de los improvisadores reconoce el pie forzado extremo, con dos versos (uno para iniciar y otro para terminar la estrofa) como el más complejo, Liliana confiesa que le es más difícil una controversia libre, en la que tenga que buscar la idea. En cuanto a los nervios: “se regulan con el tiempo, con la experiencia que vas adquiriendo. Generalmente leo mucho, la lectura es mi principal entrenamiento.

Esta joven, inspirada en la reconocida decimista Tomasita Quiala, sueña con un futuro entre dos artes similares y disímiles al mismo tiempo:

“El repentismo es algo de un momento, hay que saber diferenciar entre una cosa y la otra. Cuando estás cantando, improvisas una décima que con su mensaje pueda llegar al público, sin que, por supuesto, carezca de recursos literarios, porque si no, estarías cantando una rima de diez versos. La literatura suele ser más oscura (…) es una expresión suprema, hago repentismo porque me nace, pero no puedo dejar la una por el otro.”

Una bella mujer de 20 años, Liliana Rodríguez Peña, fue la gran ganadora del Concurso de Pie Forzado, en el Taller de Repentismo, tonadas y cuerdas, celebrado del 27 al 28 de abril en esta ciudad.

Su seguridad al improvisar y el lirismo de sus versos le valieron la oportunidad de representar a la provincia de Las Tunas en el Campeonato de Pie Forzado, que auspicia la XVI Feria Internacional Cubadisco 2012, y en el certamen Soy la décima guajira, del programa de la televisión nacional Palmas y Cañas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Acerca de Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba
Cultura. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


9 − = uno