Las Tunas, Cuba. Viernes 27 de Abril de 2018
Home > Especiales > Gente > Sara, una mujer peculiar

Sara, una mujer peculiar

taxista

darletis_leyva_gonzalezDarletis Leyva González

darletislg@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas.- Hace 11 años Sara Lidia Rustan Hinojosa conquistó el sueño de su vida: amén de convertirse en ingeniera electromecánica y de ejercer su profesión durante algún tiempo no se sentía realizada; pero al prepararse y entrar a trabajar en Transtur comenzó a hacerse realidad su gran ilusión: ser taxista.

“Desde niña siempre me llamó la atención el manejar y desde jovencita, cuando terminé mi Universidad, dije que el primer título que iba a coger era sacar la licencia. Me gusta, me gusta bastante mi oficio de taxista.

“Los principales requisitos para entrar en Transtur son tener la licencia, saber idioma y ser bien profesional”.

Esta arriesgada mujer se reta cada día a enfrentar la carretera con mucha cautela, pero sobre todo la disfruta.

“Experiencias en carretera tengo bastantes, porque el tránsito aquí no es fácil y yo voy desde la Punta de Maisí hasta el Cabo de San Antonio. Es un trabajo complejo para una mujer, cuando hay que hacer fuerza, pero yo me desempeño bien y me gusta mucho.

“Anécdotas tengo muchas porque, por ejemplo, me han quitado el derecho de vía en las carreteras que he tenido que coger loma abajo, aunque accidentes no he tenido hasta ahora”.

Aunque Sara no tiene la dicha de ser madre, sí cuenta con una familia, según nos aseguró, que la apoya mucho, sobre todo, su esposo le brinda la seguridad para sentirse fortalecida.

“Cada vez que voy a salir a carretera ellos se preocupan y tengo que llamarlos siempre que puedo, porque aunque sepan que una se cuida, una siempre tiene que tener preocupación por el otro; prestar toda la atención porque a veces uno no comete indisciplinas, pero otra persona sí y la familia siempre se preocupa por eso. Me siento bien, me siento cómoda. Yo disfruto mi trabajo. Cuando yo no estoy manejando, me siento mal”.

Esta mujer de la provincia de Las Tunas dada a lucir siempre una agradable imagen y a ser muy profesional, es una de las pocas mujeres que en Cuba ejerce el oficio de taxista. Sara confiesa que en su colectivo, donde trabajan solo dos mujeres taxistas, a veces hay recelo, pero muchos clientes la prefieren a ella y le afirman que lo hace muy bien.

“Antes manejaba de noche, pero ya hay muchos carretones en las carreteras, ciclistas, animales sueltos… y trato de no cogerla de noche. Yo no pienso en la jubilación, aunque tengo 46 años, ya no soy tan joven, pero la vista la tengo bien; veo más de lejos que de cerca, que es lo que hace falta como chofer.

Sara Lidia Rustan Hinojosa es uno de esos ejemplos de perseverancia, de la cubana que se enfrenta, que no vacila en tabúes; es una tunera que ama su oficio y siente hoy que ha conquistado su verdadero sueño.

“Manejar en una mujer es muy bonito. No me arrepiento de nada y quisiera ahora tener 25 años y en vez de ser ingeniera haber sido taxista desde el primer momento, que era realmente lo que me gustaba. Me siento muy orgullosa de mi trabajo y me gusta bastante ser chofer”.

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, una editora, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*