Béisbol cubano: aficionados opinan sobre el injusto sistema clasificatorio

Lunes, 23 abril 2012, 14:22 | Haga un comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

beisbol_LTU_vs_INDhernan_boschHernán Bosch
hrbosch@enet.cu


Desde que la actual Serie Nacional de Béisbol llegó a su primera mitad, a mediados de febrero pasado, hemos venido insistiendo en este medio digital sobre lo injusto que resulta el actual sistema clasificatorio para los “play off”, problema que ya se había venido manifestando con menos intensidad y sin llamar mucho la atención en los últimos años, pero ha cobrado un matiz alarmante en el campeonato que ahora finaliza.

En el último de los artículos sobre este tema, publicado el 11 de abril, argumentábamos que si se juega por el sistema “todos contra todos”, en el cual cada equipo se enfrenta en seis ocasiones a sus ahora 16 rivales; si se lucha en los mismos terrenos, con las mismas pelotas y bates, con el mismo reglamento, ¿no sería lo más justo que clasificaran para la fase final los ocho mejor ubicados, representen al territorio que representen? El más elemental sentido común así lo indica.

Añadíamos que en Cuba no existen dos “ligas”, sino una sola, por lo que no resultaba razonable que, en aras de mayor “rivalidad”, de que en la final se enfrenten un equipo de “occidente” y uno de “oriente”, se niegue la posibilidad de que, por ejemplo, en alguna ocasión, discutan el título nacional del béisbol Pinar del Río y Artemisa, o Matanzas-Cienfuegos, o Santiago de Cuba-Guantánamo, por el solo hecho de que “pertenecen a una misma zona”. Los mejores equipos de cada temporada deben tener el derecho de discutir campeonato, representen al territorio que representen.

Lo único realmente justo – concluíamos – es que a los “play off” acudan los ocho equipos que mejores resultados obtengan en la fase clasificatoria, y el campeonato sea disputado, en cada Serie Nacional, por los dos equipos que salgan triunfadores de esos “play off”, independientemente de que sean de una u otra parte del país. De todas formas, la discusión del título será siempre un gran espectáculo que complemente el que, de por sí, es el largo calendario regular de nuestro mayor pasatiempo nacional.

Ese artículo, que salió inicialmente en tiempo21.cu, fue luego publicado por la muy visitada página especializada en la pelota beisbolencuba.cu, y en ambos casos recibió gran cantidad de visitas de los aficionados, más de 20 de los cuales plasmaron incluso comentarios sobre lo planteado en el trabajo.

La gran mayoría de esos mensajes apoyaban de manera absoluta los criterios emitidos por el periodista, entre ellos los firmados por Idalberto Perea, Noel Abascal, Reynaldo Venegas, Antonio Estrada, Roberto Castro y Mario González.

Unos pocos discreparon, aunque emitieron algunos criterios inteligentes y bien fundamentados.

Vlady Delgado, por ejemplo, planteaba que “los play off no se inventaron para ser justos, ese no es el objetivo, si se desea ser lo más justo posible entonces los play off no existieran y ganara la serie el más ganador. Si aún así se desean los play off podrían ser los 4 primeros de todo el país y en esa cuenta no entrarían los quintos de ninguna zona. Es muy sencillo, play off y justeza son conceptos antagónicos”.

Ese criterio era apoyado en parte por el lector Cosme, quien arguyó: “En mi opinión el beisbol es más espectáculo que justicia y eso, precisamente, es lo que -malo o bueno- asegura el actual sistema clasificatorio, de todos modos sería otro tema a debatir, siempre en aras de preservar nuestro deporte nacional”.

Sobre lo señalado por ambos lectores, sólo me parece necesario precisar que nuestro comentario no se opone, en lo absoluto, a que se realicen play off en aras de elevar el espectáculo, pero SÍ rechaza el sistema clasificatorio para llegar a esa etapa final, pues se divide al país, arbitrariamente, en dos zonas, e, incluso, Sancti Spíritus juega en la zona occidental y Villa Clara en la oriental, (cuando hasta un niño de primaria sabe que, geográficamente, la primera de estas provincias está más al este de la nación que la segunda), lo que rechazan lectores como Amaury Cutiño y Alex.

Y añadir, también, que la justicia es un concepto universal que debe primar en cualquier actividad humana, ya sea política, económica, social, científica, cultural o deportiva, por lo que no puede subordinarse a los supuestos requerimientos de ningún espectáculo.

Pero, en sentido general, no es la actual estructura, una más entre las muchas que han tenido nuestras series nacionales, el tema central en este caso. Eso amerita por sí mismo otro análisis.

Se trata, en esencia, de alertar sobre la necesidad imperiosa de que se adopten medidas encaminadas a lograr que, en próximas campañas, para determinar los equipos que discutirán el campeonato nacional, se ponga en práctica un sistema que impida injusticias como las de la serie que ahora finaliza, en la cual, por ejemplo, Sancti Spíritus clasificó en occidente desde que ganó 48 juegos, y terminó la serie con 49 triunfos y 46 reveses.

Paradójicamente, Santiago de Cuba no clasificó por el oriente pese a que terminó con cuatro victorias más (53) y tres derrotas menos (43) que los espirituanos. Soberana injusticia en un “todos contra todos”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Acerca de Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba
Deportes , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


1 + nueve =