Las Tunas, Cuba. Domingo 17 de Junio de 2018
Home > Opinión > El bloqueo de Estados Unidos: un gran depredador de los campos cubanos

El bloqueo de Estados Unidos: un gran depredador de los campos cubanos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

En mayor o menor medida, todos los países son víctimas de la desertificación y la degradación de las tierras; la contaminación de las aguas, los suelos y la atmósfera; la deforestación, el calentamiento global, la pérdida de la diversidad biológica, el agotamiento de la capa de ozono y otros fenómenos, a causa de los cuales la humanidad padece graves crisis (económica y financiera, energética, alimentaria, social y ambiental).

Cuba, adicionalmente, sufre el genocida bloqueo impuesto hace más de medio siglo por el gobierno de Estados Unidos, engendro que afecta todos los ámbitos de la vida de esta pequeña nación del Caribe, incluido su sector ganadero.

La guerra económica de la mayor potencia mundial contra este país es una especie de gran depredador de los campos, cuyos estragos pueden apreciarse por doquiera, máxime en Las Tunas, por ser la provincia más seca y deforestada, contar con suelos altamente degradados y poseer, por esas mismas razones, una masa ganadera muy rústica.

El pasado año los trabajadores pecuarios tuneros quedaron por debajo de las expectativas en la producción y venta de carne y leche vacunas, renglones en los que, aun cuando se cumplen los planes, la oferta no logra satisfacer la demanda, y es necesario racionar el consumo per cápita y priorizar el abastecimiento a niños, embarazadas, ancianos y personas enfermas, el sector más vulnerable de la población.

Cierto que la aguda sequía mató miles de reses y depauperó gran parte de los rebaños, situación agravada porque los ganaderos no sembraron suficientes pastos y forrajes durante la anterior primavera, ni manejaron con la eficiencia necesaria los animales, pero no puede obviarse el daño causado por la falta de imprescindibles recursos, la mayoría bloqueados por la hostil política de los Estados Unidos hacia Cuba.

Como resultado de ese cruel ensañamiento, la ganadería cubana, en general, y la de Las Tunas, en particular, carecen del adecuado financiamiento para adquirir tecnologías e insumos tales como sistemas de riego, termos para la inseminación artificial, equipos de ordeño mecánico, piensos y sales minerales; semillas de plantas forrajeras, leguminosas y de gramíneas de elevada calidad, ejemplares vacunos de alto valor genético, combustibles, lubricantes, abonos y plaguicidas.

Por culpa del bloqueo estadounidense tampoco han podido comprarse los necesarios depósitos refrigerados para conservar la leche inmediatamente después del ordeño, ni los equipos y reactivos de laboratorio con que medir su calidad, ni las medicinas y vacunas indispensables, o sus componentes, pues la empresa cubana Labiofam produce casi todos los medicamentos que requieren los animales, pero con frecuencia no dispone de las materias primas, porque en muchos casos deben ser importadas.

Aun así el imperialismo yanqui no se da por satisfecho, y obstaculiza por todos los medios el intercambio entre científicos norteamericanos y cubanos, y la transferencia de tecnologías, incluso con terceros países, además de boicotear la exportación de productos agrícolas que pudieran aportarle a la Isla divisas frescas para adquirir recursos con destino al sector ganadero.

Tan obsesiva hostilidad afecta, igualmente, a las ramas porcina, avícola, ovino-caprina, a la cunicultura y al ganado caballar.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Raúl Estrada Zamora

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Ha trabajado en todos los medios y fue director de la revista Transporte, de La Habana. Se inició en el diario 26 y trabajó como Jefe de Información en la Televisión. Fue editor de Tiempo21. Como reportero atiende los temas del programa alimentario y la agricultura, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @Raulezdecuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


nueve × = 63