Las Tunas, Cuba. Jueves 21 de Septiembre de 2017
Home > Opinión > ¿Somos violentos los cubanos?

¿Somos violentos los cubanos?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
violencia_intrafamiliar

rosa_maria_garcia_vargasRosa María García Vargas
rosamg@rvictoria.icrt.cu

Para muchos hablar de violencia en la sociedad cubana actual ha sido un acto de negación de las conquistas alcanzadas a lo largo de estos 53 años de Revolución. Sin embargo, en los últimos tiempos, cada vez con más frecuencia, se aborda el tema en foros, tesis de maestrías y doctorados e investigaciones de los diversos especialistas que tienen que ver con este fenómeno.

Reconocer que existen manifestaciones de violencia en algunos sectores de la sociedad es el primer paso para encontrar la solución al problema. Ignorarlo es querer tapar el sol con un dedo.

Y es que la violencia es un fenómeno de la sociedad moderna, tiene sus raíces en el origen mismo de la humanidad y se manifiesta en todos los países del mundo, independientemente del sistema social imperante, aunque de este último dependen las formas en que aparece representado.

Existen múltiples definiciones de violencia y entre las más usadas se encuentran la intrafamiliar, doméstica y juvenil. Las causas de estos fenómenos varían del sistema capitalista al socialista, aunque sus efectos sean igualmente negativos para los individuos y la sociedad donde se encuentre sea cual fuere.

Cuba no está exenta de casos de violencia en los cuales son protagonistas personas de cualquier edad, sexo o procedencia social. No tienen una alta incidencia los crímenes pasionales, ni se conoce aquella que engendran los partidos políticos en la lucha por el poder, la miseria, el desempleo, la discriminación, la droga, la prostitución.

No obstante al revisar las investigaciones o textos especializados encontramos que en la Isla prevalece la violencia psicológica sobre la física y que la intrafamiliar está asociada al nivel cultural promedio de algunos núcleos familiares y al número de integrantes de cada uno de ellos.

Pero, las definiciones y los datos no son tan convincentes como la propia realidad.

La violencia cotidiana está en todas partes y nos invade en cualquier espacio siempre que se lo permitamos. Muchos asocian la violencia con la agresión física, con el golpe dicho de otro modo; no obstante, es violencia lo mismo la que se produce en el hogar cuando el marido maltrata a su esposa o a los hijos, la del delincuente que roba o estafa, que la que sufrimos cada día en nuestro medio. Esta última se produce por la falta de respeto a las reglas, la indisciplina, la falta de solidaridad y humanismo.

Felizmente predominan en nuestra sociedad los gestos altruistas, las personas bienhechoras y con un mínimo de educación formal que nos ponen a salvo de caer a diario en un campo de batalla.

Con todo y eso hay mucho que hacer para combatir la violencia en un centro laboral, por ejemplo, cuando saludamos al llegar y alguien nos gruñe solo porque cargó los problemas de la casa para el trabajo y descarga en otros su enojo; cuando el jefe da una orientación y el subordinado escandaliza antes de analizar la tarea que le están encomendando; cuando se le señala a un compañero un error y se pone a la defensiva sin razonar ni escuchar los argumentos de la crítica… sin dudas la lista sería larga si pretendiéramos enumerar todos los ejemplos que vemos cerca.

En esos casos es difícil que quienes así se comportan acepten que son agresivos, algunos confunden la parte positiva de la agresividad –aquella que resulta algo natural y sano, un instinto para sobrevivir, una fuerza interna que nos ayuda a salir adelante- con la parte negativa, la que se manifiesta por medio de la violencia. Otros creen de buena fe que si no hubo golpes y lesiones no hay agresión.

Para quienes así opinan es preciso recordar que la agresión tiene como objetivo dañar a otro individuo y ese daño puede ser físico o psicológico, basta que haya una intención consciente o inconsciente de afectar a alguien para que estemos en presencia de una agresión o acto violento.

En la sociedad moderna y específicamente en los centros de trabajo la violencia se reviste de diferentes formas: la agresión psicológica mediante palabras ofensivas e hirientes, los gritos, insultos, las amenazas, críticas destructivas, el rechazo o también algunos gestos, silencios o actitudes dañinas.

Cuando somos víctimas de un acto violento es recomendable mantener la calma, no dejarse provocar puede ser la mejor arma para enfrentar a los agresores. En situaciones de estrés o bajo presión las personas suelen perder el control y olvidan la cortesía, el respeto, la educación formal y cualquier otra condición mediadora para lanzarse a un enfrentamiento en el que sale a flote lo peor de cada uno de los participantes. Si en lugar de caer en la discusión invitamos al provocador a calmarse y conversar, evitaremos el mal rato.

No resulta fácil aguantar un insulto o una crítica que consideramos injusta o destructiva, pero no queda otra si queremos evitar los enfrentamientos inútiles que solo incentivan la ira y caldean el ambiente. Tampoco se trata de “poner la otra mejilla”, sino de acudir al sentido común y a la sangre fría para evitar que la situación se vaya de las manos.

La mayoría de las veces la discusión no lleva ningún lugar porque quien nos agrede no quiere ceder ni un poco en su posición, solo quiere pelea, por eso es preferible esperar al día siguiente para aclarar las cosas.

Los cubanos no acostumbramos a aceptar los agravios como buenos, ni los ataques como actos de buena voluntad; somos agresivos en el mejor sentido de la palabra y nuestro temperamento es propicio a la discusión y a los vocablos obscenos y escandalosos, pero también somos inteligentes, educados, solidarios y respetuosos.

Estas son razones suficientes para no cejar en el empeño de continuar adelante nuestro proyecto de vida ajenos a la violencia estéril e innecesaria

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


ocho − 1 =