Las Tunas, Cuba. Lunes 24 de Julio de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Dicharachos a la tunera

Dicharachos a la tunera

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
jovenes_cubanos

esther_de_la_cruzEsther De la Cruz Castillejo
estherc@enet.cu

Las Tunas-. El cubano, dicharachero y coloquial, tiene el encanto de distinguirse en cada sitio al que llega, tal vez por el verbo descarnado o quizás por la manía del gesticular provocador y desinhibido, una característica que se palpa de a lleno también en el andar  de la oriental provincia de Las Tunas y en el decir cotidiano de su gente.

Los de Tiempo21 salimos a las calles para intercambiar opiniones sobre esta singularidad y las muchas expresiones que recogimos, grabadora en mano, llegaron para confirmar abiertamente los criterios de los expertos que dan fe del enriquecimiento del idioma desde dentro con los matices y las normas que salen del decir de cada lugar.

Y aunque algunas, confieso, de tan mordaces rayaron la grosería, aseguro que la mayoría de los popularmente llamados “cubanismos” arrancaron una sonrisa a nuestro equipo de trabajo y nos hicieron reflexionar sobre los distintos matices y decires que parten de la gente misma y conviven dentro del archipiélago con sus aristas generacionales, intelectuales, pueblerinas y de toda índole.

Así desfilaron frente a la grabadora las más conocidas y también otras ocurrencias sabrosas como aquella de “por ahí viene el intrépido volador” que me trasportó a los muñequitos de mis días de infancia mientras se aparecía por una esquina un hombre de espejuelos tan enormes como era posible tener en una cara larga y desencajada o la ya para algunos clásica “no llores por la leche derramada,” haciendo alusión a la necesidad de sobreponerse a lo que ya pasó y seguir adelante.

Me encontré a los que se sonrojaron ante la pregunta (porque la vida es más rica que las cosas que puedan decirse en un instante formal) y hasta a los que hicieron milagrosamente mutis, y escribo “milagrosamente” porque es por todos sabido que los cubanos no acostumbramos al silencio ante una pregunta picaresca y las respuestas en sí mismas se llegan a volver frases nuevas que van desde “quítame la vista” hasta otras, impronunciables o censuradas en la mesura necesaria a un sitio de prensa.

Y no es que pretenda con estas líneas hacer una oda al dicharacho cubano actual pero usted no me negará que de los poco más de 450 millones de personas que en el mundo se comunican a través del idioma español lo de este archipiélago “no tiene nombre”; frases y distingos están por doquier, difieren o convergen en cada región del país, enriquecen y hasta moldean, en no pocas ocasiones, a lo mejor de este idioma nuestro. ¿No le parece?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 4 = tres