Cultura

Una jornada para celebrar la poesía de la vida

comienzo de la estación más florida y romántica: la primavera. (Equinoccio de primavera).Ana Isa Vidal Díaz
anaisa@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas- En las más importantes capitales del mundo hoy se celebra una jornada dedicada a la poesía, que no por casualidad coincide con el comienzo de la estación más florida y romántica: la primavera.

Lecturas de poemas, recitales, numerosas iniciativas en todo el orbe festejan con diversos idiomas y estilos, este género literario que nació con el hombre y su necesidad de reflejar el mundo mediante el prisma de su subjetividad.

Si bien la conmemoración propone fomentar el cultivo de la lírica en los escritores jóvenes, retomar la magia de la oralidad y restablecer la imprescindible unión entre la poesía y las demás artes, un día consagrado al encantamiento de los versos debe convocar también al diálogo entre los pueblos, a la importancia de los sentimientos por encima del dinero o los bienes materiales, a la belleza, no como un estereotipo sino como una apetencia constante del espíritu.

No sólo están de fiesta hoy los amantes de la sutil voz de Dulce María Loynaz, los seguidores de la sensualidad de Carilda Oliver Labra, la cubanía de Nicolás Guillén, el Poeta Nacional, o la pasión de los populares José Ángel Buesa y Pablo Neruda.

Esta fecha también une a los seguidores de las letras de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, a quienes buscan el arte en todas sus manifestaciones, a los enamorados de la vida y sus detalles más cotidianos porque, como recuerda el cantautor español Joaquín Sabina: “La poesía huye, a veces, de los libros para anidar extramuros, en la calle, en el silencio, en los sueños, en la piel, en los escombros…”

Lea más:

http://www.un.org/es/events/poetryday/

Día Mundial de la Poesía

Artículos relacionados

Exponen reconocidos artistas en el Salón Uneac de Las Tunas

Yanetsy Palomares Pérez

20 de Octubre: un día para festejar lo nuestro

Yanetsy Palomares Pérez

Festival Cinemazul entrega Premio Ola

Yanetsy Palomares Pérez

Enviar Comentario


8 − = seis