Las Tunas

Volvió la calma a Lico Cruz #202

Sede de la UPEC en las Tunas, calle Lico Cruz #202

 

esther_de_la_cruzEsther De la Cruz Castillejo

estherc@enet.cu

Las Tunas.- Después de una fiesta la casa siempre queda revuelta; es una especie de calma desmedida luego de una tormenta sabrosa que entre tragos y alborotos logra imbuir a todo el mundo, arrolladora e irremediablemente. Así estamos en Las Tunas, la Casa de la Prensa en Lico Cruz #202 parece que estalla de tanta calma en sus esquinas: cerramos, para bien, otra Jornada de la Prensa.

Y aunque las actividades centrales culminaron con el acto del 14 de marzo en la mañana y las delegaciones territoriales se despidieron unas cuantas horas después de eso, la sentencia de “necesito tres días para tumbarme y recuperar fuerzas” y las imágenes súper divertidas del que se queda dormido en medio de la sala mientras el compañero que lo despierta tiene una de esas “ojeras colosales” anunciando que en cualquier chancecito hará lo mismo, todavía se descubren entre sus trabajadores.

Los de la Casa tunera han hecho maravillas por estos días, compartieron con nosotros sus tablazos, caídas que quitaron el aliento en medio de la fiesta, anécdotas para recordar en los próximos convites y hasta alguna pastillita oculta: “porque la cervical, la presión y el cansancio mijita, llevamos como una semana de fiesta y la gente no quiere parar”. Y lo hicieron, como siempre, con la modestia, la alegría, la constancia y el compromiso que a los periodistas tuneros nos hacen sentir tan orgullosos de ese lugar.

Siempre digo, cuando hablo de ellos, que son una especie de oasis, un espacio de sosiego entre la vorágine que es el periodismo diario al que puedes llegar siempre porque sabes que encontrarás una taza de café, un cálido “bienvenido a casa”, un brisa fresca en el patio para leer el periódico o una conversación agradable, coloquial y divertida como sus protagonistas.

Son también parte de los buenos resultados que exhibe la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) en Las Tunas en la más reciente década porque siempre están, para garantizar lo que hace falta en los talleres, los encuentros de colegas o cualquier ocurrencia de esta o aquella delegación de base; están para compartir el dolor y sonreír en los buenos momentos, son más que mero personal de apoyo, en Las Tunas, los de la Casa de la Prensa forman parte, sueñan y se equivocan junto a lo mejor de este gremio.

Artículos relacionados

Modernizarán tecnología para la producción industrial del Combinado 25 de Diciembre en Puerto Padre

Redacción Tiempo21

Proyecto comunitario 16 de octubre, la vida de Migdalia Igarza

Claudia Pérez Navarro

Criadora de cabras de Las Tunas a Congreso Internacional

Roger Aguilera

Enviar Comentario


dos + 8 =