Las Tunas, Cuba. Martes 26 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Gente > Un joven que no teme al oficio de carbonero

Un joven que no teme al oficio de carbonero

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

yenima_diaz_velazquez_pJos_Antonio_Prez_RojasYenima Díaz Velázquez

yenimadv@enet.cu


Manatí, Las Tunas.- Los fuertes rayos del sol y el ruido del viento que constantemente bate en la zona de Tabor no son impedimentos para que José Antonio Pérez Rojas desarrolle sus habilidades como carbonero, una labor a la que dedica sus jornadas sin distinguir si es miércoles o domingo porque “todos los días son de trabajo para quien ama lo que hace”.

A la producción de carbón llegó hace algún tiempo, junto a sus hermanos, de la mano de los padres, que dedicaron casi toda su vida al noble y difícil oficio y que legaron en sus hijos la tradición de toda la familia.

Lo vi recientemente, temprano en la mañana, con su cuerpo cubierto de hollín, mientras estibaba repletos sacos hasta un camión. Pasado el mediodía volví al lugar, para hablarle y saber de su entrega a esa actividad.

Entonces me contó que él y sus 13 compañeros forman parte de la brigada Tabor, perteneciente a la Empresa Forestal del municipio, que cortan frijolillo, uvilla, júcaro, guao de costa y otras especies de la flora, abundantes en los alrededores, y que todo se hace con su esfuerzo físico, gracias al filo de hachas y machetes.

En pocos minutos de conversación supe de las muchas horas que dedica a organizar los hornos, de los 135 sacos de carbón que entrega cada mes, y de lo tedioso que le resulta la búsqueda de hierba apropiada para tapar las bocas y evitar que queme más de lo necesario.

Con familiaridad y simpatía, José Antonio me habló de los buenos zapatos y las ropas que les entregaron hace poco, de los artículos de aseo que les dan en ocasiones y de los mil pesos promedio que recibe cada mes, como fruto a su empeño constante y a la vigilancia de sus hornos, “aunque llueva y relampaguee”.

Tampoco le importa- me dijo- si hace calor o frío; en cambio, quiere “que el transporte siempre tenga buenas gomas y combustible para desandar los montes en busca de leña” y luego, paso a paso, convertirla en excelentes trozos de carbón, que hasta se venden a aceptables precios en la lejana Europa.

Para él todo el proceso es duro; “sobre todo la tala de los árboles y arbustos”; pero, no le teme. Más bien, confiesa, ya se acostumbró. Solo le importa ganar honradamente su dinero y ser útil. Con eso le basta para, en sus noches de descanso, poner la cabeza en la almohada y dormir el sueño de la satisfacción.

 

LEA MÁS:

Amplía Las Tunas la exportación de carbón vegetal

Lidera Las Tunas exportación de carbón vegetal

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


8 × = ocho