Las Tunas

Tracción animal y desarrollo sostenible

traccion_animalraul_estrada_zamoraRaúl Estrada Zamora
estrada@enet.cu

Las Tunas.- El empleo de la tracción animal junto a tecnologías de avanzada constituye una de las principales vías mediante las cuales Cuba procura lograr una agricultura económicamente sostenible y en armonía con la naturaleza.

Por ese camino marchan los agricultores de la oriental provincia de Las Tunas, cuya capital es esta ciudad de igual nombre, situada a 690 kilómetros al este de La Habana.

Pero aún los agropecuarios tuneros deben andar un gran trecho hacia ese objetivo, aunque ya cuentan con más de cuatro mil 400 yuntas de bueyes, el 78 por ciento de ellas en poder de los campesinos, los cooperativistas y otros productores del sector privado.

También disponen de 15 centros de doma, que el pasado año aportaron más de mil 200 animales listos para trabajar, y en los cuales actualmente se preparan otras 241 parejas de vacunos.

Sin embargo aún el número de yuntas está muy por debajo de las necesidades, máxime si tenemos en cuenta que en los últimos tres años la entrega de tierras estatales en usufructo ha aumentado la superficie en explotación y la cantidad de productores.

Además, no solo se trata de la cifra de bueyes a disposición de los trabajadores agropecuarios, sino, y sobre todo, de su eficiente utilización en cuantas labores puedan ser útiles. Y en eso todavía hay mucho que avanzar.

Incluso, contradictoriamente, en la propia rama ganadera no existe la suficiente conciencia acerca de la importancia que tiene la tracción animal y la necesidad de ampliar su utilización.

Aunque la maquinaria agrícola es imprescindible en muchas actividades, los bueyes pueden sustituirla eficientemente en numerosas tareas, con la ventaja de que no compactan el suelo, ni lo contaminan, sino más bien lo fertilizan con sus excretas. A diferencia de las máquinas, las reses tampoco emiten sustancias nocivas a la atmósfera ni contribuyen a la contaminación sonora.

Un dato revelador sobre la importancia de acudir siempre que sea posible a la tracción animal, lo tenemos en el hecho de que en 2010 esa práctica agroecológica permitió ahorrar en Las Tunas una cantidad de combustible equivalente a 848 mil dólares, según el precio al que se cotizaba entonces el petróleo en el mercado internacional.

Dicho ahorro se logró al prescindir de máquinas en la preparación y cultivo de numerosas hectáreas de viandas, granos y hortalizas; el traslado con bueyes y caballos de apreciable parte de los productos cosechados, los fertilizantes y otros insumos, y mediante el acarreo de alimento para la masa ganadera.

Artículos relacionados

Valora Viceministro de Comercio Exterior en Las Tunas posibilidades de incrementar exportaciones

Raúl Estrada Zamora

Reinauguran oficina comercial de Etecsa con nuevos servicios en Majibacoa

Yeisnel Vázquez

La CPA Calixto Sarduy, por encima de cualquier limitante

Adialim López Morales

Enviar Comentario


cuatro × 5 =