Panchito, digno discípulo de su Maestro.

Domingo, 11 marzo 2012, 15:53 | Haga un comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

panchito_gomez_toromaura_pena_machadoMaura Peña Machado
taura@rvictoria.icrt.cu

El 11 de marzo de 1876 le nace un hijo al matrimonio formado por el dominicano Máximo Gómez Báez y la criolla Bernarda Toro Pelegrín: al nuevo integrante de la familia le pusieron por nombre Francisco Gómez Toro, pero siempre le llamaron Panchito.

De pequeño Panchito se relacionó con los más bravos jefes mambises del campo insurrecto, de ellos aprendió que Cuba debía ser libre. Al viajar con su padre a Nueva York en 1894 estrecha relaciones con José Martí, a quien conocía desde antes.

Cuando el Gómez regresa a Santo Domingo, deja al joven en aquella ciudad en compañía del Apóstol. Juntos, Panchito y Martí realizan una importante labor revolucionaria en distintas ciudades norteamericanas, en Jamaica y en Costa Rica.

Panchito pronuncia discursos revolucionarios ante los tabaqueros cubanos, y cuida de Martí, que por aquel entonces se encontraba enfermo. El 5 de junio viajan a Costa Rica y se entrevistan con Antonio Maceo en San José. Hacía años que el General Antonio no veía a su ahijado Panchito y Martí le lleva esa alegría a su exilio costarricense.

Contaba Máximo Gómez que Francisco llamaba a Martí su Maestro, y que al regresar a su casa después de esos meses de estancia junto al Apóstol, “ya se puede suponer cómo sería: más hombre y más resuelto”.

Al año siguiente al viajar a Santo Domingo a reunirse con Gómez para incorporarse a la Guerra en Cuba se volvieron a encontrar el héroe y su joven amigo. Cuando ya estaba próxima la partida de Gómez con Martí, Panchito le comentó a su padre: “No es posible que yo me concrete a empujar la barca que te ha de llevar a ti al sacrificio por la libertad de la tierra que guarda mi cuna, quedándome después aquí como una mujercita”.

El 15 de junio de 1895, desconociendo aún la tragedia de Dos Ríos, el joven Gómez Toro le escribe una carta a Martí donde le dice: “…yo quiero estar pronto con ustedes en esos campos tan lindos, tan libres”

En julio de 1895 Máximo Gómez manda a buscar a su hijo Francisco, quien se incorpora al campamento del General Antonio Maceo. El 16 de diciembre de 1896, recibe Gómez las primeras noticias de que el día 7 anterior, en San Pedro, provincia de La Habana, habían caído en combate el Lugarteniente General Antonio y su amado hijo.

Entonces Gómez piensa en su esposa: “No llores más, madre amorosa, que el espíritu de ese hombre héroe que al mundo diste, desde el cielo te sonríe y vela por ti”. Y cuando escribe sus memorias sobre Panchito, termina diciendo: “Descansa en paz, héroe feliz siempre te estaremos llorando, y la juventud cubana- tus compatriotas- y la juventud dominicana, regarán flores de guerreros encima de tu tumba gloriosa…”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Acerca de Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba
Historia , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× 8 = ocho