Las Tunas, Cuba. Martes 26 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > El año bisiesto, ¿nefasto o diferente?

El año bisiesto, ¿nefasto o diferente?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

El año bisiesto, ¿nefasto o diferente?	Maura Peña Machado.Maura Peña Machado
taura@rvictoria.icrt.cu

El día marcado como 29 en cada mes del almanaque es algo normal, pero si se trata de febrero las cosas toman otro color. El 29 de febrero es el día número 60 del año en el Calendario Gregoriano y sólo existe en los años bisiestos, que suceden cada cuatro años. Alrededor de esta característica existen curiosidades y supersticiones dignas de conocerse.

Febrero tiene 28 o 29 días. Sin embargo, tres veces a lo largo de la historia, y sólo en determinados países, ha habido un 30 de febrero. Suecia seguía el Calendario Juliano, no obstante al ir adoptando el gregoriano a partir de 1700 omitiría un día cada año hasta 1710, de esta forma el calendario sueco se adelantaba por un día al juliano, pero aún tenía 10 días de retraso con respecto al gregoriano. La confusión tocó a su fin cuando, en 1712, hubo dos días bisiestos: ese año contó con un 30 de febrero.

En 1929 la Unión Soviética (URSS) introdujo un calendario revolucionario en el que cada mes tenía 30 días. Por eso, en 1930 y 1931 existió un 30 de febrero en la URSS, pero en 1932 los meses volvieron a ser como antes.


Febrero es el segundo mes del año en el calendario gregoriano. Fue llamado así tras la fundación de Roma, cuando la urbe dominante tomó prestado el nombre de las fiestas Februas que celebraban los Sabinos para la purificación.

Este es el segundo mes más importante del año, después de diciembre, debido a sus diversas festividades que son muy esperadas, como el Día de San Valentín. Además, estadísticamente es el que más reporta en el mundo a la tasa de natalidad, es decir la mayor cantidad de nacimientos en el orbe ocurren en febrero por lo que ya es conocido en muchos países como el mes de los cumpleaños, del amor, la amistad o el mes adolescente debido a que es el que posee menos días.

A pesar de esta mirada benévola, el 29 de febrero es, para muchos, un día siniestro. Otros le confieren poderes catastróficos. Algunos prefieren no ser tan pesimistas y lo ven como la oportunidad de celebrar exactamente su cumpleaños. ¡Y todo por culpa de los romanos! La idea de relacionar los bisiestos con fenómenos fatídicos proviene de esa cultura.

Y el pensamiento se arraigó de tal manera que hasta se llegó a considerar que añadir un día más al mes era potenciar esa influencia “antivida”; los menos dados a pensamientos pesimistas prefieren entender el fenómeno como un simple ajuste técnico o matemático para hacer cuadrar un calendario al que, cada año, le sobran unas cuantas horas.

Sí, el 29 de febrero sirve para corregir el desfase que existe entre la duración real de los años normales: 365 días y seis horas aproximadamente, y es necesario ajustarlo cada cuatro años.

El actual 2012 es bisiesto y no lo será más hasta el 2016. Y si llegara a suceder algo nefasto en este año, será por mera casualidad.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ siete = 13