Las Tunas, Cuba. Lunes 23 de Abril de 2018
Home > Especiales > Gente > Día del Botánico Cubano: La vida de un hombre dedicada a las plantas

Día del Botánico Cubano: La vida de un hombre dedicada a las plantas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

El joven Waldo Bonet Mayedo fue desde niño un amante de las plantas. Para ellas vive hoy, con alegría y satisfecho por haberse decidido a favor de la botánica cuando terminó su carrera de Licenciatura en Biología.

“Fue una profesión que adquirí al terminar mis estudios universitarios y, aunque mi perfil era de zoólogo; o sea, estudiar animales, por casualidades de la vida comencé a trabajar en un herbario y de ahí salió esta pasión que siento por las plantas.

De todas formas, el entusiasmo por la vida fue desde pequeño. Siempre tuve peceras, crié palomas y pajaritos, sembré plantas… y cuando me llegó la hora de seleccionar una carrera en la universidad, valoré que si no cogía algo que me gustara no iba a llevar a término una carrera y opté por la Biología”.

Felizmente, este tunero hizo de la Botánica una de las razones más importantes de su vida; por eso fue docente de la asignatura en la Universidad de Ciencias Pedagógicas Pepito Tey, de la provincia de Las Tunas, y desde hace 10 años labora en el Jardín Botánico del territorio, del cual es su director hace más de un año.

“En ese período de tiempo me fui superando. Hice una Maestría en Ciencias Botánicas y estoy concluyendo el Doctorado. He adquirido cierto prestigio en el estudio de las plantas y no hay una satisfacción más grande para mí que, cuando veo una planta, la pueda reconocer”.

Miembro del grupo multidisciplinario Proyecto flora de Cuba, entre instituciones de nuestro país y los jardines botánicos de Berlín y Nueva York, Waldo viajó a esa ciudad estadounidense por más de cinco meses.

“Fue para hacer estudios que en Cuba no se pueden desarrollar, con algún tipo de microscopía y electrónica que aquí no existen. En ese contexto, yo estudio una de las familias botánicas más difíciles, que no es muy conocida, con alrededor de 300 especies; son malas hierbas, lo que le llamamos cortadera y bazarillo. Ese es el tema de mi doctorado”.

Por la gran pasión que siente por las plantas, dice este joven que aprendió a conocerlas y que aunque no le hablan, ellas se comunican con él mediante un código que entiende muy bien.

“Para los que crían las plantas, los jardines son muy comunicativos. Tienen su seña, su manera de decirte qué es lo que quieren o qué es lo que les falta. Por eso, cuando usted ve una planta marchita, le echa agua; y cuando está marchita y con los bordes secos, sabe que le falta algo. Son señas que te va dando. En el Jardín Botánico de Las Tunas, cada jardinero llega y revisa su área de trabajo y da lo que necesita cada planta. Creo que ese intercambio nos da la medida de la comunicación entre la especie humana y las del reino vegetal”.

Para un botánico, de profesión y de corazón, las plantas llegan a ser parte de su vida y se convierten en otros integrantes de su familia.

“Es así. Siempre estamos atentos a ellas. Por ejemplo, si vemos que una babosa dañó una planta, se toman las medidas, se busca y se elimina. Para contrarrestar las plagas se aplican productos naturales como la tabaquina, se hacen trampas para los ácaros y siempre estamos diseñando alternativas para preservar cada especie”.

Los aportes a las ciencias botánicas se hacen cada día, según este joven, que ama su profesión con mucha pasión.

“Mi aporte más significativo será cuando termine de estudiar mi Doctorado. Pero, se aporta diariamente a la hora de fomentar un jardín. Se aporta cuando la gente te comenta que las plantas están lindas, cuando te preguntan sus características y cuando te dicen que el jardín está bonito… Yo creo que ese es el mayor premio al que puede aspirar una persona que ama las plantas”.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera se destaca por su sensibilidad para las historias de vida a través de entrevistas. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. Ama por sobre todas las cosas a sus hijos Johana y Oscarito, le facsina el color verde y es amante de la naturaleza, la música. Para ella el amor abre cualquier puerta y la amistad es un puente para sustentar la vida. yenimadv@enet.cu Blog: http://www.soydelastunas.blogspot.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


nueve − = 5