Las Tunas, Cuba. Lunes 25 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Gente > Zenia, una tunera en Egipto

Zenia, una tunera en Egipto

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Hace ya varios meses que la joven tunera Zenia Ailec Torres Santos regresó de Egipto, un país precioso en su geografía y en su historia, de cuyos recuerdos no puede desprenderse porque- dice- lo lleva en su corazón.

Llegó hasta El Cairo, la capital de esa milenaria nación, tras un viaje largo y agotador, con dudas, y a sabiendas de que sería la única cubana en el curso de Manejo Integrado de Plagas, ofertado a países en vías de desarrollo por The Egyptian International Centre for Agriculture, EICA.

“Todos los años la EICA le manda la convocatoria a Cuba y después el Ministerio de la Agricultura hace la selección, a partir de los currículum presentados. Para mí fue un orgullo pode representar a la provincia de Las Tunas, por primera vez porque habían ido cubanos; pero, de otros territorios.”

Tras las palabras de la muchacha emerge una persona estudiosa y decidida, dispuesta y dedicada a la investigación. Ingeniera Agrónoma y Máster en Pastos y Forrajes, es especialista en Herbología en el Laboratorio Provincial de Sanidad Vegetal.

“Fue un compromiso enorme con mis compañeros de trabajo, porque tenía que transmitir todas las experiencias nuestras en cuanto al manejo integrado de plagas y luego, traerles las vivencias que los compañeros de la agricultura de Egipto nos brindaron en el curso. Profesionalmente fue muy lindo. En cuanto regresé hicimos un pequeño encuentro y les transmití lo que aprendí y el punto de vista de cómo podíamos tomar lo positivo de todo aquello o mejorar lo que tenemos hecho ya porque Cuba también es pionera en la actividad y tenemos buena reputación a nivel mundial.”

Además de esa satisfacción, Zenia disfrutó de excelentes oportunidades pues “viajar a El Cairo es maravilloso. Para un profesional es impactante llegar y ver una cultura milenaria, con gran desarrollo en la agricultura y buenas producciones a pesar de que siembran en el desierto; ellos viven orgullosos de lo que han significado para el mundo entero.”

Mientras hojeo su álbum de fotos, esta joven tunera me cuenta que la deleitaron la arquitectura y el paisaje egipcio.

“Muchas amistades y algunos familiares me preguntaban qué significó para mí entrar a las pirámides de Guiza y les digo que cuando yo me vi allí me parecía mentira. La Historia Antigua fue parte de nuestros estudios y verte palpando, observando y conociendo todo de cerquita era como viajar a ese tiempo y sentirte transportada a esa época. Fue una experiencia inolvidable.”

Tampoco olvida el cariño que siente el pueblo egipcio por los cubanos y, especialmente, por el líder Fidel Castro Ruz.

“Nosotros éramos siete latinos. Había muchas personas en la escuela, muy arraigadas a Cuba, con un sentimiento muy lindo. Es increíble que a veces llegáramos a una finca particular- porque dábamos una clase teórica y luego, una práctica- y cuando nos presentaban y escuchaban el nombre de Cuba decían, en un tono muy alegre, Fidel Castro, Castro… Da alegría encontrar, tan lejos, a personas que llevan a nuestro país muy dentro.”

En El Cairo la sorprendió el inicio de la primavera árabe, un fenómeno de pueblo que trajo el fin del gobierno de Hosni Mubarak y que se extendió rápidamente a otras naciones.

“Si te digo que no sentí miedo, te mentiría; pero, tuvimos un apoyo especial del personal de la escuela. Siempre nos cuidaron mucho. De hecho, fueron muy pocos los encuentros que perdimos por causa de la revuelta. Mi temor fue porque aquí en Cuba no estamos acostumbrados a esos actos. Lo que comenzó como una simple manifestación se convirtió después en mucha sangre derramada y fue traumático en ese sentido. Vi la primera manifestación, que pasó por la calle Mohandessin, cerca del hotel. A la plaza Tahrir no podíamos acercarnos.”

“También pude vivir el día que Mubarak anunció que dejaba la presidencia, con el pueblo en la calle, sonando las cornetas de los autos, muy eufóricos, hacían acrobacias con fuego, muy impactante.”

En medio de ese panorama, Zenia echaba garras a sus recuerdos y le parecía vivir nuevamente la despedida con su madre.

“El corazón de una madre nunca miente. Cuando yo fui a salir, ella me dijo que le preocupaba, que fuera tan lejos. Y le dije que nunca había noticias que trascendieran de Egipto, en relación con revueltas. Fueron 30 años del gobierno de Mubarak y a los 10 días de yo estar allí comenzó todo. Mi madre se lo presentía. Para mí no fue fácil. Pero, le veo de positivo que fue una experiencia única.”

“Ahora siempre estoy pendiente de todo lo que acontece en ese país, lo llevo en un pedacito de mi corazón y me siento parte de eso, con dolor porque dejé amistades, y hay cubanos que viven allí y ya son parte de uno.”

Dispuesta a volver a El Cairo, si fuera preciso, Zenia me cuenta que también estuvo dos veces en México.

“Anteriormente tuve la oportunidad de asistir al Congreso de la Sociedad Mexicana de Ciencias de la Maleza, convocado por la Universidad de Sinaloa, en el 2007. Y en el 2008 fue en Chiapas. Tuve la posibilidad de presentar dos trabajos de la especialidad de maleza, investigaciones que hice y las presenté en ese certamen.”

Recientemente la joven investigadora recibió uno de los premios al Resultado Científico, correspondientes al año 2011, por su estudio Efecto aleopático de sorgo y canavalia sobre la germinación del marabú.

Con ese reconocimiento aumenta su ya extenso currículum, aunque sigue siendo una muchacha sencilla y alegre, que no siente vanidad por lo hecho hasta ahora pues cree que todavía le esperan grandes retos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera se destaca por su sensibilidad para las historias de vida a través de entrevistas. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. Ama por sobre todas las cosas a sus hijos Johana y Oscarito, le facsina el color verde y es amante de la naturaleza, la música. Para ella el amor abre cualquier puerta y la amistad es un puente para sustentar la vida. yenimadv@enet.cu Blog: http://www.soydelastunas.blogspot.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 4 = dos