Las Tunas, Cuba. Sábado 23 de Septiembre de 2017
Home > Las Tunas > Abriremos la tierra con las manos

Abriremos la tierra con las manos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

 

Abriremos la tierra con las manos

Abriremos la tierra con las manos

raul_estrada_zamoraRaúl Estrada Zamora
estrada@enet.cu


Las Tunas.- Participé hace apenas unas horas en un encuentro encaminado a promover el cultivo y aprovechamiento del sorgo como fuente alimentaria para los niños celíacos, cuyo organismo no tolera ningún derivado del trigo, la avena, la cebada y el centeno.

El evento sesionó en la Universidad Vladímir Ilich Lenin, de esta ciudad, capital de la provincia de igual nombre, 690 kilómetros al este de La Habana, y a él asistieron desde científicos de renombre internacional hasta humildes agricultores, quienes departieron con los 17 infantes y cuatro adultos aquejados de esa enfermedad en los ocho municipios tuneros.

Fue una reunión en la que el amor tuvo siempre la palabra y en la cual predominó la voz del humanismo. Puestos de acuerdo, como un solo puño y un solo corazón, los presentes nos juramos a nosotros mismos, que, por la felicidad de esos niños, si es preciso, abriremos la tierra con las manos.

Y es que hasta ahora la mayoría de las investigaciones llevadas a cabo en todo el mundo con el fin de encontrar el cereal más apropiado para alimentar a los celíacos señalan al sorgo como la principal alternativa.

El Doctor en Ciencias Orlando Saucedo Castillo, investigador titular de la Universidad Central de Las Villas, provincia de Villa Clara, encabeza el grupo multidisciplinario que más ha avanzado en Cuba en ese sentido.

Especialista con gran prestigio internacional por la solidez científica de sus tesis, el doctor Saucedo presidió el encuentro recientemente realizado en Las Tunas, al cual ya se hizo alusión.

Entrevistado por Tiempo21, el científico informó que el evento forma parte de una investigación de alto impacto social para todo el país, y actualmente se trabaja en un proyecto nacional que involucra a la capital cubana, junto a esta oriental provincia y a la de Villa Clara.

–En esta última –dijo el experto–, ya el proyecto funciona como un sistema, y mensualmente se les asegura a los 31 celíacos allí registrados un módulo con harina de sorgo y otros productos, acorde con lo indicado por los estudios que vienen realizándose desde hace siete años. Es nuestro propósito llegar cuanto antes a esos resultados, también en esta provincia.

Para lograr que la idea germine lo más rápida y acertadamente posible, el propio día de la apertura del evento se realizó una siembra demostrativa de sorgo en la finca Los Pastores, localidad de Río Ramírez, municipio de Majibacoa, no lejos de esta ciudad.

Ramón Rodríguez Echavarría es el propietario de esa unidad agrícola, y sobre el hecho expresó:

–Cuando se planteó la inclusión de nuestra provincia en el programa, de inmediato me ofrecí para introducir el cultivo de ese cereal en mis tierras. No solo por el hecho de tener una sobrina celíaca, sino porque me conmueve la situación de los demás niños que como ella ven limitada su vida por ese padecimiento.

Campesino por tradición, ingeniero agrónomo de profesión y portador de altos valores humanos, Ramón Rodríguez se mostró optimista acerca del futuro del proyecto y llamó a brindarle el máximo apoyo.

–Hay que darlo todo para que esos niños mañana puedan decir: “voy a comerme un pan”, igual que su hermanito, su primo, o su vecinito. Que también se les pueda hacer un pastel o una torta el día de su cumpleaños y lo puedan disfrutar –opinó.

Hubo amenaza de lluvia en los ojos de Danellis Pérez Rodríguez al referirse al alcance humano del proyecto encaminado a mejorar la calidad de vida de esos enfermos, a partir de alimentos elaborados con la harina de sorgo. Ella preside en Las Tunas la asociación que agrupa a los celíacos cubanos.

–Estamos contentísimos –afirmó, refiriéndose a sí misma, a los enfermos y familiares, y a todos los que están arrimándole el corazón a esta obra en ciernes.

–¿Cómo viste a los niños? –le pregunté a Danellis.

–¿Qué decirte?: ¡felices! Rebosantes de alegría por haber probado dulces de ese tipo por primera vez en su vida, gracias a los esfuerzos de tanta gente hermosa que promueve la harina de sorgo como alternativa. Imagínate: niños que nunca han saboreado un “key” (torta), nada de estas cosas. Hoy será un día inolvidable para todos ellos, y también para nosotros, sus seres más cercanos.

Creativa y entusiasta como siempre, la doctora Raquel Ruz Reyes, profesora de la Universidad de Las Tunas y coordinadora del Proyecto de Innovación Agropecuaria Local, conocido por sus siglas: PIAL, propuso de inmediato hacer un taller, a partir de un recetario entregado por los especialistas de Villa Clara, para enseñar a las mamás y los papás de esos pequeños a confeccionar diferentes platos a base de sorgo.

–Son pocos, ¡pero son! –enfatizó la Doctora, aludiendo al reducido número de enfermos-. Y es un serio problema de salud, y tiene que ver con lo más preciado: nuestros niños.

Defensor del trabajo en equipo, el doctor Orlando Saucedo viajó a Las Tunas acompañado de la máster Lourdes Fernández Pérez, igualmente investigadora titular de la Universidad Central de Las Villas, quien, al igual que él, dictó una conferencia magistral sobre las bondades del sorgo para la alimentación humana y de los animales. En nombre de los dos, Saucedo reconoció:

–Nos llevamos una valiosa imagen sobre la cohesión y el apoyo que los diferentes factores le están brindando en Las Tunas al programa, desde su mismo inicio, lo cual propicia que el trabajo tenga muy buenos resultados en el próximo período. Nos vamos muy entusiasmados, porque estamos trabajando no solo para nuestras provincias sino para todo el país, que es nuestra razón de ser.

Expresó el doctor Saucedo que “como investigador, me siento muy optimista de que en los próximos tiempos estemos cosechando magníficos logros a favor de estos niños, quienes lo merecen aún más por el hecho de ser enfermos”.

Al respecto, Danellis Pérez Rodríguez admitió:

–Gracias a este apoyo y a las medidas que están implementándose, nuestros niños van a ser mucho más felices que hasta ahora.

Lea más:

Panes y dulces para niños celíacos
Sorgo

Enfermedad celíaca


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


nueve − = 4