Cultura

Guillermo Vidal: el escritor amigo

Las Tunas- “Recuerdo cuando empecé en los caminos de la escritura. Él fue quien me inició porque era mi profesor de Literatura Latinoamericana. Le gustó un ensayo breve que hice sobre Gabriel García Márquez y me dijo: yo creo que tú puedes escribir… Le respondí que no sabía si realmente podía. Él me dibujó un plato y un pescado: has un cuento de eso -sugirió. Desde entonces, empecé a escribir las cosas y él me las revisaba…”

Así nos abrió Lucy Araújo las puertas de su casa en el municipio de Manatí, dejándonos entrar también a las memorias del escritor-amigo, quien nunca dejará de sorprendernos: Guillermo Vidal (1952-2004).

El influjo del autor de Matarile y Las manzanas del paraíso se respira en cada paso de su devenir como destacada narradora:

“Si hay alguien tiene que ver con mi literatura, con todos mis libros, es él… Guillermo es para mí es tan especial. Las técnicas del narrador las aprendí con él, me daba muchos consejos, por ejemplo, me decía que no escribiera para concursos…siempre me aconsejaba que escribiera lo que yo quisiera; y que no copiara de nadie, que tuviera mi propia voz. Cuando él leyó el cuento Gira entre dos puertas (Itanam, 1994), me dijo: la has encontrado…

Él fue el primero quien me aconsejó que escribiera novela porque me decía “tienes una fluidez, que pocos narradores poseen”. Pero es una generación completa que depende de Guillermo, de su visión narrativa, de cómo él asumió su papel de narrador y artista dentro de un país, desde una provincia, y cómo la llevó a lo universal.”

Entre los nombres que Araújo reconoce como entrañablemente ligados a la obra del “Guille”, están Frank Castell, María Liliana Celorrio, Osmani Oduardo, Nelton Pérez, Francisco López Sacha, Amir Valle…Esto obedece a que “por su forma de escribir, Guillermo es un precursor de una literatura muy valiente, diferente por completo.”

Para esta sencilla mujer, además del notable creador, Vidal fue la persona quien la enseñó a escribir con valentía, con espontaneidad, a no dejar de leer nunca, para continuar escribiendo, y el amigo que la acompañó en sus pensamientos cuando recibió el Premio en el Certamen de Cuentos y Poesía del Ayuntamiento de Beneferri, en España.

“Lo recuerdo como alguien que ayudaba a los otros, no sólo le interesaba escalar, escalar, escalar…siempre tendía la mano…porque era una persona muy natural, sencillo: realmente, él fue una oportunidad que Dios me dio, de andar hombro con hombro, de alumna, de amiga…de tantas cosas.”

Artículos relacionados

Exponen reconocidos artistas en el Salón Uneac de Las Tunas

Yanetsy Palomares Pérez

20 de Octubre: un día para festejar lo nuestro

Yanetsy Palomares Pérez

Festival Cinemazul entrega Premio Ola

Yanetsy Palomares Pérez

Enviar Comentario


2 − = cero