Las Tunas, Cuba. Viernes 21 de Julio de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Camilo y el recuerdo de su inmensa sonrisa

Camilo y el recuerdo de su inmensa sonrisa

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Camilo Cienfuegos Gorriarán, Héroe de YaguajayGlenda Boza Ibarra
Servicio Especial de la Agencia Cubana de Noticias

Aquel seis de febrero de 1932 en un barrio humilde de Lawton, en La Habana, a Cuba le nacía otro de sus hijos. ¿Cómo predecir entonces que aquel niño que aprendió la sastrería por herencia paterna y soñaba convertirse en escultor, sería la sonrisa de todo un pueblo?.

Y así fue Camilo Cienfuegos desde pequeño: jaranero humilde y altruista como le enseñaron sus padres Emilia y Ramón.

Aprendió el oficio de sastre, pero sus dotes para la escultura lo iniciaron en la Academia de Artes Plásticas San Alejandro. Mas, apenas tres meses pudo mantener ese sueño.

En los desmanes de la Cuba de la seudorepública, su familia no podía sustentar los estudios, y al igual que tantos otros, comenzó a trabajar antes de cumplir los 15 años.

Cuando pudo enrumbarse como adulto llegó a Nueva York con la esperanza de mejorar económicamente su vida. Pero la Gran Manzana no era lo que imaginaba.

Decepcionado, volvió a la Isla para apoyar los movimientos revolucionarios de los estudiantes. Justamente, en una manifestación de protesta recibió, con 23 años, su primer balazo.

Se vio forzado entonces a partir nuevamente a Estados Unidos y luego a México. Allí conoció de la causa a la cual dedicaría el resto de su vida. Al principio lo rechazaron, pero al conocerlo, aceptaron que los acompañara en el viaje. Algunos dicen que fue por su delgadez.

Fue entonces que aquel yate de recreo con capacidad para 12 personas, llegó con 81 hombres que cambiarían la historia cubana para siempre, y conocería a dos amigos a quienes les sería fiel hasta la muerte: Fidel Castro y Ernesto Che Guevara.

Bajo las órdenes de Fidel primero, en la columna José Martí, y luego en la Ciro Redondo del Che, supo mostrar su estirpe de revolucionario, siempre a la delantera, como Señor de la Vanguardia.

Por sus méritos fue ascendido a Comandante y dirigió hacia el Occidente la columna invasora Antonio Maceo, travesía que lo convirtió en el Héroe de Yaguajay.

Cuando desapareció en el vuelo del Cessna 310-C en algún lugar entre Camagüey y La Habana, el pueblo estuvo varios días buscándole. No podía creer que desapareciera así alguien al que había querido tanto.

La muerte le arrebataba la vida con apenas 27 años.

Sin embargo, a 80 años de su nacimiento, Camilo vive en el corazón de los cubanos, como el recuerdo de su inmensa sonrisa.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× dos = 16