Gente

Isabel, eternamente joven

Isabel González Segurazenia_camejo_llanesZenia Camejo Llanes
Zenia77@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas. Cuatro décadas buscando sortilegios para enseñar de una forma amena la lengua materna son suficientes para que la Licenciada en Español Literatura, Isabel González Segura se aferre con todo el amor del mundo a la idea de impartir clases a los niños que cursan la Secundaria Básica.

Con un hablar parsimonioso y la locuacidad que caracteriza a los profesores de esa asignatura, nos remonta a sus inicios como alfabetizadora en el municipio de Jobabo, en la oriental provincia de Las Tunas.

“Ante el llamado de la Revolución cubana mis tres hermanos y yo nos fuimos a alfabetizar, ellos pensaban que yo era aún muy joven pero insistí mucho, y finalmente, aceptaron, creo que en esa decisión pesó mucho mi fidelidad desde niña a ser la maestra en todos los juegos con mis amiguitas, y entonces, me fui”

“Fueron experiencias inolvidables, pues por primera vez me enfrenté a la ignorancia que tantos años de dictadura había sembrado en el pueblo cubano, allí no solo me dediqué a enseñar, sino que trabajé junto a esas familias en la cosecha de sus escasas tierras, la crianza de animales, las tareas domésticas, y los guateques nocturnos que acostumbraban a realizarse en los asentamientos campesinos de esa época.”

“Pero lo más asombroso para mí- revela Isabel- fue la rapidez con que aprendieron a leer y escribir esas personas acostumbradas durante tanto tiempo solo al manejo de la azada, su interés pos salir de tan grande ignorancia, fue más fuerte que todo, por eso salió la tarea.”

Tantas y tan diversas vivencias fueron suficientes para que Isabel se convenciera de que su camino en la vida era ser profesora, por sus manos han pasado miles de niños que hoy encuentra por la calle convertidos en técnicos, profesionales, o dueños de oficios imprescindibles para el avance de nuestra economía.

“Aunque a veces una no reconoce las caras, emociona cuando te dicen, profe Isabelita, siempre me acuerdo de usted.”

Muchas son las etapas del sistema educacional cubano vividas por esta mujer que con 65 años de edad imparte cada clase de Español en la Secundaria Jesús Suárez Gayol, de Las Tunas, en donde se siente como en su casa, y como ella misma dice, eternamente joven.

Artículos relacionados

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Zabala, confesiones de un comparsero

Leydiana Leyva Romero

Metodio y la radio, un binomio singular

Adialim López Morales

Enviar Comentario


seis × 4 =