Las Tunas, Cuba. Miércoles 26 de Julio de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Puerto Padre: rico patrimonio escultórico

Puerto Padre: rico patrimonio escultórico

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Busto de las madres.
Estatua de la Libertad.
Conjunto escultórico El Quijote.

hernan_boschHernán Bosch
hrbosch@enet.cu

La ciudad de Las Tunas, capital de la provincia de igual nombre, está ubicada a unos 690 kilómetros al este de La Habana y es conocida como Capital de la Escultura Cubana, por la gran cantidad de piezas de gran formato que han sido instaladas en ella por prestigiosos escultores cubanos.

El auge de esta manifestación artística en la localidad se debió fundamentalmente a la celebración aquí a partir de 1977 de varios eventos nacionales de intercambio entre escultores de diversas partes del país, que luego dejaron emplazadas sus obras en la ciudad y contribuyeron a enriquecer su belleza y a acrecentar sus atractivos para los visitantes.

Sin embargo, la riqueza escultórica de este territorio oriental no es patrimonio exclusivo de su capital, pues la segunda ciudad en importancia de esta zona, Puerto Padre, también dispone de un rico arsenal de esculturas de gran formato que la embellecen y enriquecen culturalmente.

Ubicada a unos 50 kilómetros al norte de Las Tunas, la llamada Villa Azul de los Molinos, cuenta desde las primeras décadas del pasado siglo con magníficas obras escultóricas, entre las que sobresale, por ejemplo, la Estatua de la Libertad.

Esta pieza, primera de su tipo emplazada en la parte oriental de la nación, se inauguró el 16 de octubre de 1904 en el Parque de la Independencia de la ciudad.

Fue esculpida en mármol de Carrara por el prestigioso escultor cubano José Villalta Saavedra a solicitud del ayuntamiento de Puerto Padre, que financió el viaje del escultor a Italia.

La estatua se asienta en una base octogonal de mampostería de 85 centímetros de alto y seis metros de diámetro y se sostiene en un pedestal en forma de cubo de 2,60 metros de alto, sobre el cual está la figura de una mujer, alegoría de la libertad, que envuelta en amplio ropaje y tocada con un gorro frigio, descansa su brazo derecho sobre un escudo oval, mientras levanta el izquierdo donde, inicialmente, sostenía una rama de laurel, representativa de la gloria.

El Busto de Las Madres es otra pieza escultórica de rica historia y singular belleza instalada en el centro de la hermosa villa puertopadrense, que discute aún con la localidad habanera de Santiago de las Vegas el honor de haber sido el primer lugar donde se acordó celebrar por primera vez en Cuba el Día de las Madres, hecho ocurrido en 1920.

La obra presenta la figura de una madre que carga en brazos a su hijo y fue esculpida en piedra de capellanía por el escultor español Nicasio Menza Portas, residente en Las Tunas. El pedestal es de mampostería y las placas empotradas en sus costados son de mármol.

Esas placas tienen inscripciones de pensamientos relacionados con el valor de la maternidad, entre ellos uno hermosísimo del doctor puertopadrense Ayala Polo, que reza: “La madre es el ser que más fervorosamente debe reverenciarse”.

Los bustos del Héroe Nacional José Martí, emplazado en el parque de igual nombre, y del Mayor General Antonio Maceo, en el Parque de la Independencia, son también obras de mucha antigüedad y valor patrimonial con que cuentan los puertopadrenses.

Otra pieza de singular importancia histórica es la estatua de Máximo Gómez, en el centro de la espaciosa Avenida de la Libertad, que fuera inaugurada el 25 de diciembre de 1959 y realizada por iniciativa del soldado del Ejercito Libertador Santiago Marrero Giraldo, quien fuera escolta del Generalísimo.

Estatuas o bustos del comandante Paco Cabrera, escolta del Comandante en Jefe Fidel Castro que falleciera en un accidente ocurrido en Venezuela en 1959, del líder estudiantil y comunista Julio Antonio Mella y del afamado pianista puertopadrense Emiliano Salvador, también figuran entre las principales obras que exhibe esta localidad marítima.

Dos realizaciones plásticas de especial belleza, muy elogiadas por quienes visitan por primera vez la “Villa Azul de los Molinos”, son el mural “Canto a la Revolución”, esculpido en la fachada del hospital Raymundo Castro por la afamada escultora mexicana Electa Arenal, y el conjunto escultórico El Quijote, realizado por los artistas tuneros Elevis Báez Y Pedro Escobar.

Unido a la calidad de sus playas y a la reconocida belleza de la pequeña ciudad puertopadrense, este rico patrimonio escultórico debe constituir, sin dudas, un atractivo adicional para quienes deseen visitar la “Villa Azul de los Molinos”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


1 × = nueve