Las Tunas, Cuba. Sábado 23 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > La patria grande de José Martí

La patria grande de José Martí

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

José Martí.maira_castro_loraMaira Castro Lora
maira@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas.- A 121 años de su publicación, el primer día de enero, y luego el 30, el ensayo Nuestra América, de José Martí, es una obra que nos remite a páginas escritas para todos los tiempos, en las cuales se desnudan las realidades de la región.

En esta época de cambios es sugerente lectura y recordatorio a renegados de sus orígenes, como imitadores de estilos de vida foráneos, y de vestir el cuerpo, cual si el exterior pudiese dar el sentido a la vida dejando el desarraigo de espíritu.

De todos sus peligros se va salvando América”, escribe el Héroe Nacional cubano; luego define al pulpo sobre algunas repúblicas, otras van camino a recobrar con prisa los siglos perdidos, y están aquellas donde hombres a quienes pudre el lujo venenoso abren la puerta al extranjero.

El deber urgente de nuestra América es mostrarse en alma e intento, vencedora veloz de un pasado sofocante, manchada solo con la sangre de abono que arranca a las manos la pelea con las ruinas, y la emanada de las venas picadas por nuestros dueños.

El texto significó un sustancial llamado a defender y desarrollar bajo nuevas perspectivas la identidad continental, para desde ella transformar la situación de estos pueblos, unidos y con las concepciones propias de cómo quieren ser.

Para el juicio martiano los modelos importados no partían de elementos básicos como el conocimiento de la historia, ni la permanente insatisfacción de los requerimientos de justicia social para el hombre popular, visto en el indio, el negro y el campesino.

También está la alerta a no fomentar y propagar la oposición y el odio de las razas porque es pecar contra la humanidad, cuando con belleza expresiva incita a pensar, pues “Ni ha de suponerse, por antipatía de aldea, una maldad ingénita y fatal al pueblo rubio del continente”.

Esa reacción no la deben condicionar las diferencias de idioma, ni el modo de ver la casa, ni sus lacras políticas; en tanto advierte no esconder los datos del problema que puede resolverse, “para la paz de los siglos, con el estudio oportuno y la unión tácita y urgente del alma continental”.

La contribución del prócer cubano no se dirigió solo a asegurar la independencia de Cuba, siempre con los criterios visionarios de la patria grande, seguidos hoy por líderes latinoamericanos surgidos de ahí dentro, cuya acción transformadora parte del sentir verdadero y autóctono.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


ocho − = 7