Las Tunas, Cuba. Sábado 23 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Historia > Un hombre que ayudó a conquistar la esperanza

Un hombre que ayudó a conquistar la esperanza

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Eduardo Pérez Sánchez.Maura Peña Machado
taura@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas.- Hace 54 años, un digno hijo de esta tierra dio su vida por la libertad y plena independencia de la patria. Le decían El Niño y gustaba tocar la guitarra y dar serenatas. Amaba las fiestas y era tan valiente que, en muchas ocasiones desafió a la muerte. Se trata de Eduardo Pérez Sánchez, quien nació en un barrio periférico de la ciudad de Las Tunas el 12 de diciembre de 1936 y se convirtió en revolucionario de la mano de su buen amigo Pelayo Cusidó Torres.

Sólo pudo estudiar hasta alcanzar el quinto grado porque desde temprana edad tuvo que trabajar, primero en tareas agrícolas y después en un taller de mecánica automotriz, del que fue propietario.

En el local reparaba armas de los alzados de la zona y llegó a especializarse como armero, al punto de fabricar escopetas calibre 22. Participó en sabotajes, distribuyó propagandas, incendió almacenes y fungió muchas veces como correo entre los campamentos y los grupos clandestinos de la ciudad.

Por eso lo buscaban los Servicios de Inteligencia Militar, SIM, un órgano represivo creado por los gobiernos de turnos en Cuba, anteriores a 1959, para reprimir los focos de oposición.

Y en represalia, a sus acciones asaltaron su casa y se llevaron todas sus pertenencias personales, incluyendo un revólver con las iniciales de Fidel Castro, cifradas en oro, así como una pluma estilográfica que pretendía llevarle a la Sierra Maestra.

Eduardo Pérez Sánchez es uno de los heroicos hombres y mujeres que hicieron posible lo que disfrutamos hoy. Enemigo de la crítica situación política, económica y social de la época, era temerario en sus acciones. Por eso no dudó en enfrentarse a un policía que lo sorprendió cuando preparaba un sabotaje.

Los esbirros de la dictadura de Fulgencio Batista decidieron vengar la muerte del militar y apresaron a Eduardo, a quien sometieron a salvajes torturas antes de asesinarlo y dejar su cuerpo inerte en las inmediaciones de la línea del ferrocarril, en el reparto Santo Domingo, de esta ciudad.

Fue, y es todavía, ejemplo de los tuneros que en tan difíciles condiciones desarrollaron la lucha para la conquista de la esperanza.

Lea más:

Eduardo Pérez Sánchez

Las Tunas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


ocho − 2 =