Las Tunas, Cuba. Viernes 21 de Julio de 2017
Home > Especiales > Historia > Vicente García, un león que hizo historia

Vicente García, un león que hizo historia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Vicente García  GonzálezMaura Peña Machado.Maura Peña Machado
taura@rvictoria.icrt.cu

Vicente García González es uno de los más grandes militares que iniciaron la epopeya de 1868. Le llamaban el León de Santa Rita y obtuvo gran prestigio en la Guerra Grande, en la que se mantuvo hasta su final. Este hombre que lo dio todo en aquella gesta nació hace 179 años, el 23 de enero.

En 1833 Las Tunas era el centro de una extensa comarca, rodeada de sabanas. Del matrimonio formado por Rosa González y Antonio García nace su único hijo varón al que llamaron Vicente. De niño su instrucción fue escasa y sentía predilección por los caballos, esos animales que montó tantas veces durante la contienda.

El hogar en que habitó parece presagiar la tipificación de su carácter. Su casa, como él, era amplia, solemne y silenciosa, en ella encontró el ejemplo moral y el germen de rectitud que le acompañaron durante toda su vida.

Ocupó de manera ascendente los más altos cargos militares y políticos de la República en Armas, fue un hombre atento, tierno y digno, de maneras llanas, casi ingenuas y con un lenguaje libre de hipocresía.


De agradable presencia, cuerpo delgado pero atlético, tenía espeso y largo bigote en forma de media luna. Sus ojos despiertos con las pupilas negras como bolas de azabache. Hablaba poco, con voz tan baja que se le escuchaba con dificultades.

En 1868, Vicente García tenía 35 años y la mirada inquietante de los que sienten en sí la capacidad de vencer. Acompañado de 300 hombres, se levantó en armas tres días después del estallido de la insurrección en La Demajagua. A partir de entonces no tuvo descanso durante toda la década gloriosa.

Valeroso militar y jefe de primera fila, no solo despuntó por la influencia que ejerció sobre las fuerzas a su mando sino por sus dotes insuperables; fue además de fundador del movimiento revolucionario, máximo jefe militar de los departamentos de Oriente y Camagüey, secretario de la Guerra, jefe militar de casi todos aquellos extraordinarios Generales, Presidente de la República en Armas y General en Jefe del Ejército Libertador.

Un espía español, Ramón Dávila, es el causante de la muerte de aquel infatigable soldado de la independencia, al poner vidrio molido en el plato de quimbombó, que tanto le gustaba a Vicente, por lo cual padeció varios meses hasta fallecer de peritonitis, en Río Chico, Venezuela, el 4 de marzo de 1886, con 53 años de edad.

Su muerte cegó aquella vida heroica, valerosa, apasionada y victoriosa, de gran magnitud por sus servicios patrios, innegables y definitivamente ilustres. Poco antes de morir, Vicente García dijo al grupo de combatientes que lo rodeaban: “…muero en tierra extranjera, pero ahí quedan ustedes para que ayuden a libertar a Cuba. Adiós.”

Lea más:

Vicente García González

Las Tunas

La Guerra de los 10 Años

La Demajagua

Ejército Libertador

República de Cuba en Armas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 1 = cuatro