Vicente García y Antonio Guerrero

I. La prensa tunera de los siglos XX y XXI le ha dedicado espacio ?nunca suficiente? a la difusión de nuestro prócer insigne, el mayor general Vicente García González. El periódico 26 ha contribuido a la reivindicación del patricio más polémico de la Guerra de los Diez años.

Cuando se celebró el Centenario de la toma de Las Tunas por Vicente García (1976), el doctor Armando Hart Dávalos pronunció un discurso memorable, que le preparó el camino a la celebración en 1986 del Centenario de su nacimiento. Con esa motivación resalté en 26 su impronta, al publicar diversos géneros periodísticos, que luego conformaron mi libro Miedo a Vicente García.

Entonces (1986) le señalé un error cronológico al monumento que está en el parque homónimo, en la oriental ciudad de Las Tunas. Transcurridos 26 años de aquella publicación, la data falsa sigue desinformando a los paseantes. En un mármol de la base ha permanecido, casi un siglo (fue inaugurado en 1915), el equívoco de su nacimiento, que tuvo lugar en Las Tunas el 23 de enero de 1833, y no en la falsa grabada allí ¿a perpetuidad?: 5 de abril de 1833.

II. Nuestros lectores han recibido cada año referencias sobre las efemérides de nacimiento y muerte, entre otros acontecimientos de interés, de quien prefirió en 1876, cuando tomó Las Tunas, ver a su ciudad natal “Quemada antes que esclava”. Sabemos que el gran estratega fue jefe del Departamento Oriental y de El Camagüey, secretario de la Guerra, presidente de la República en Armas, y general en jefe de los ejércitos de la República, cargos ganados en los campos de batalla, desde el 13 de octubre de 1868 con las armas en las manos, porque antes participó en las conspiraciones junto a patriotas orientales y camagüeyanos; presencia decisiva la suya para el inicio de la guerra en aquel mes, hasta su muerte inclaudicable en Río Chico, Venezuela, el 4 de marzo de 1886, con 53 años de edad, a consecuencia de la ingestión de vidrio molido en un arroz con quimbombó que le preparó un espía español.

Antonio Guerrero.III. Aquel guerrero cabalgó una década, en la cual sostuvo más de 100 combates contra un ejército muy poderoso; asaltó convoyes arrebatándoles armas, municiones, alimentos, cabalgaduras y carretas en grandes cantidades; sin importarle los dolores de artrosis por las anomalías en vértebras cervicales, dorsales y lumbares, así como en el sacro la existencia de espina bífida, por lo cual debió padecer raquialgias. Su estatura de 168,5 centímetros se engrandecía al obtener victorias sobre los colonialistas, mejor armados y entrenados que las tropas del Ejército Libertador.

IV. En este aniversario 179 de Vicente García compartiré con ustedes cartas del Héroe de la República de Cuba, Antonio Guerrero Rodríguez, uno de Los cinco hermanos antiterroristas prisioneros injustamente en Estados Unidos.

Las circunstancias en que sostuve correspondencia con el ingeniero, artista y poeta Tony Guerrero, estuvieron signadas por la escritura de su libro Vida de Antonio Maceo. Algunos compañeros lo revisamos antes de su publicación, a cargo de Eduardo Heras León y la Editorial Sanlope, de Las Tunas.

Tony había utilizado como fuente bibliográfica Hombradía de Antonio Maceo, de Raúl Aparicio, uno de los tantos libros en que Vicente García aparece mal valorado. Aporté información para la carta en la cual le señalamos que estudios más recientes habían reivindicado en parte al Mayor General de los Tuneros. Los fundamentos que le dimos al respecto lo convencieron de que él no debía compartir los errores de la bibliografía utilizada, y con una modestia a la altura de su condición humana, me escribió lo siguiente:

21 de junio de 2004

 

A: Carlos Tamayo Rodríguez

Presidente Filial UNEAC

Las Tunas

 

Estimado compañero y compatriotas miembros de la UNEAC en Las Tunas:

Me llegó la carta que me enviaron proponiéndome la exclusión de dos décimas en la obra que escribí sobre la vida de Antonio Maceo.

Su propuesta fue valorada y aprobada de inmediato y mi madre se encargó de dárselo a conocer a ustedes.

Quiero agradecerles su detallada revisión de este decimario antes de su publicación. Con ello se logra el objetivo trazado por todos los que hemos sido parte de ese trabajo: que es llevar al pueblo una imagen real de quien es vivo ejemplo para nuestras batallas de hoy, el Titán de Bronce. A su vida de entrega a la libertad de su patria estuvieron ligados grandes hombres de nuestra historia; entre ellos el Mayor General tunero Vicente García. Es por ello su mención en estas décimas. Tenía, ciertamente, mis dudas al dar el enfoque maniqueísta, sobre la figura de quien fuera un indiscutido prestigioso jefe militar de nuestra heroica Guerra de los Diez Años, que me ofrecía el libro de Aparicio. Muchas son las glorias en el campo de batalla que sobre Vicente García no se mencionan y de ahí lo injusto del enfoque y lo totalmente justo de la observación que hacen ustedes, observación de nuestros historiadores, corroborada por el historiador mayor el pueblo tunero y todo nuestro pueblo.

El conde de Valmaseda calificó a su adversario mambí, el Mayor General Vicente García, como “el mejor organizador y el más osado de todos los guerrilleros”.

 

Se dice que él pensaba: “Que cada jefe haga lo que yo en mi territorio y los españoles serán expulsados de Cuba.”

 

En 1876 protagonizaron sus tropas la toma de la población fortificada de Las Tunas, con un costo mínimo de muertos y heridos. Este fue uno de los triunfos finales de la guerra para los heroicos mambises. En su campamento en esta jurisdicción recibió Vicente García su nombramiento de presidente de la República, muestra de su autoridad en las filas mambisas, bastante debilitadas y desunidas a finales de 1877.

Cuando la capitulación de las fuerzas cubanas era casi completa; sobre las armas permanecieron en Oriente las tropas de los generales Vicente García y Antonio Maceo. Cuando Maceo le hizo saber al general español Martínez Campos en los Mangos de Baraguá que los altos oficiales que le rodeaban y las fuerzas que los seguían, estaban resueltos a continuar la guerra, allí junto a él, en el grupo de esos altos jefes, estaba el mayor general Vicente García, quien fue nombrado general en jefe en este heroico, aunque fallido intento de continuar combatiendo por nuestra total independencia.

Y, queridos compañeros, no quiero con estas líneas hacerles ver que conozco detalles de la heroicidad de Vicente García, quizás ya algún historiador quiera agregar numerosos detalles a lo que he dicho, sólo quiero afirmarles mi total congruencia con lo que propusieron y decirles a todos los tuneros que jamás volverán a tener en mí a un compatriota que haga eco de las inmerecidas referencias negativas que recogió aquel texto por el cual basé mis poemas.

Pienso que aclarado todo, me resta enviarles un saludo y un fuerte abrazo revolucionario a nombre de los 5.

Ha sido un inmenso honor, dentro de la prestigiosa Jornada Cucalambeana se publiquen estas décimas, que solo aspiraban a dar a conocer que en nuestra Batalla de Ideas, que es una allá en cada cuadra en Revolución y aquí en injustas celdas del brutal Imperio, está cada día más presente la imborrable huella de Antonio Maceo.

Les deseamos éxitos en sus tareas.

¡Patria o Muerte!

¡Venceremos!

Antonio Guerrero Rodríguez

En enero de 2005 recibí la siguiente nota:

Hermano Carlos Tamayo

Presidente de la UNEAC en Las Tunas.

Me llegaron las palabras de Eduardo Heras León en la presentación del libro “Vida de Antonio Maceo”. Ya había antes recibido el libro, el cual leí una vez en mis manos. Lo reafirmo es un libro de todos y todos cumplimos con nuestro pueblo al aportar esa sencilla obra que hace sentir presente, en la Batalla de Ideas, al Titán de Bronce. En ese todos, tienes tú un lugar especial, así como la UNEAC de Las Tunas. Éxitos. Un fuerte abrazo. Antonio Guerrero R.

Días más tarde llegó otra carta suya:

Enero, 2005

 

Querido Carlos Tamayo Rodríguez

 

Recibí las palabras de presentación del libro “Vida de Antonio Maceo” que me enviaste.

Unas breves impresiones sobre las mismas se las acabo de escribir a Eduardo Heras. Como idea central le decía, que cuando él expresaba HEMOS CUMPLIDO, sentía yo que habíamos cumplido todos los autores de esta obra con el pueblo y con la historia. Debo agregar, algo que quiero decirte, y es que HEMOS GANADO todos en conocimientos de nuestras raíces, y de nuestra historia. La lección que recibí sobre el heroico papel de Vicente García en nuestra gesta contra la colonia española es inolvidable. HEMOS GANADO además en hermandad patriótica y revolucionaria. Ya he contado que Las Tunas era un territorio que prácticamente no había visitado, a no ser de pasada. Hoy siento como mía la batalla de ese pueblo heroico contra toda adversidad, como lo ha sido la sequía del pasado año; así como siento sus victorias, como la del aguerrido equipo “beisbolero” en esta serie. El cariño que mi madre ha recibido entre los tuneros lo he sentido yo en mi corazón.

Expresó Eduardo Heras que cuidaste de este libro como si fuera un libro propio y quiero decirte que no hallo palabras para agradecerte ese trabajo tuyo, pero bien, aunque lleve mi nombre como autor, con total franqueza podrás decir donde sea (y llevar dentro de ti) que ese libro es también tuyo.

 

Sean estas palabras de saludo a todo el pueblo tunero, a sus organizaciones políticas y de masas que guían la colosal Batalla de Ideas y a los trabajadores de la Editorial Sanlope; un saludo, a nombre de los 5, acompañado de un fuerte abrazo martiano, fidelista y victorioso.

 

¡Feliz Año 2005! Éxitos en sus tareas. Nos veremos en Las Tunas. ¡Venceremos!

Antonio Guerrero Rodríguez

FUENTES

 

Carlos Tamayo Rodríguez: Miedo a Vicente García. Sección de Patrimonio, Las Tunas, 1986, 102 p.

 

Antonio Guerrero Rodríguez: Vida de Antonio Maceo. Editorial Sanlope, Las Tunas, 2004, 88 p.

 

Expediente con cinco cartas de Antonio Guerrero Rodríguez a Carlos Tamayo Rodríguez. Archivo del Autor, Las Tunas.

 

Artículos relacionados

En Las Tunas, 27 de noviembre, con el morir la vida

Naily Barrientos Matos

Oscar Vega, primer internacionalista tunero

Tania Ramirez

Cristino Naranjo, un guajiro muy valiente

Tania Ramirez

Escribir Comentario