Las Tunas, Cuba. Miércoles 22 de Noviembre de 2017
Home > Opinión > “Esto es una masacre musical”1

“Esto es una masacre musical”1

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Osmani GarcíaCarlos Tamayo Rodríguez.Carlos Tamayo Rodríguez*
uneactun@uneac.co.cu

I

La editorial Sanlope, de la provincia de Las Tunas, publicó en 2008, bajo el título Barbarito Diez, el Rey del Danzón, 22 textos de 17 autores participantes en los coloquios del Festival de música popular Barbarito Diez, correspondientes a los años 2005-2007.

Por segunda ocasión, la Sanlope le entrega a sus lectores los resultados de los eventos teóricos del Festival, de los años 2009-2011; los autores suman 16, las ponencias y comunicaciones 23, más la trascripción del panel Barbarito Diez en el año de su centenario.

Esta compilación, al igual que la anterior, se ordena cronológicamente, y se agotará asimismo en breve tiempo: tal ha sido el interés por conocer lo que se debate en dichos encuentros acerca de la vida y la obra de Barbarito Diez y otros intérpretes, compositores y músicos relevantes. En el 2011, por primera vez participa un colega de otro país: Alberto Díaz López, de México, cuya comunicación contiene interesantes informaciones sobre las orquestas danzoneras.

II

Di las cifras para mostrar resultados del Festival en el plano del conocimiento, aportado por investigadores, músicos, musicólogos, musicógrafos, periodistas, profesores, en seis ediciones del coloquio, sin obviar la espiritualidad compartida en los espectáculos y otras actividades que afianzan la tradición musical de la Isla; ganancia para los públicos de diversas generaciones; reafirmación de la cultura de la resistencia. Para ilustrar lo anterior, citaré dos ejemplos:

1) En el evento teórico efectuado el 5 de diciembre de 2009, con motivo del Centenario de Barbarito Diez, en la sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), en La Habana —en cuya sede también tuvo lugar la proyección de dos videos sobre la vida y la obra de Barbarito, y un bailable con la orquesta que lleva su nombre, en el espacio “Trova sin traba”—, como parte del homenaje se ofrecieron los días 11 y 12 dos galas en el teatro América, en las que actuaron Omara Portuondo, Guillermo Rubalcaba, Farah María, Ela Calvo, Mundito González, Waldo Mendoza, Luanda Suárez, Alina Clemente, Mario Travieso, Félix Ramos, Pier (de España), la orquesta Barbarito Diez y el Ballet de la TV Cubana (coreografías de Caruca), presentados por Froilán Arencibia y Mariuska Díaz, bajo la dirección general de Pablo Diez Córdova, con guión y dirección artística de José Ramón Artigas —Premio Nacional de Televisión—, y su equipo de realización.

Además, se desarrolló un bailable en Madruga, en el cual alternaron dicha orquesta y la de Urfé; fueron radiados tres programas dedicados a la efeméride: Discoteca del ayer y Un domingo con Rosillo, por Radio Progreso, y Felicidades, por Radio Rebelde.

Así se recordó en la capital cubana el nacimiento del gran cantante cubano, y en el municipio de Manati, donde se celebró la semana municipal de la cultura inspirada en La voz del danzón. Cada año, los teatros de Las Tunas y de Manatí acogen las galas concebidas por el maestro Artigas, con elencos, siempre, del más alto nivel.

2) Además de incluir aquí los trabajos del coloquio de 2010, comparto con los usuarios algunas sugerencias de los participantes en ese año, refrendadas por el doctor Pablo Diez Córdova, presidente de la Comisión Organizadora del Festival.

—Se debe trabajar sobre la base de buscar más espacios para bailar el danzón. Sería interesante rescatar locales, para preservar la memoria de sus tiempos de baile de salón.

—Urge desarrollar el gusto por el danzón desde edades tempranas.

—Las orquestas del país deben incorporar el danzón como un género más y tocarlo en sus actuaciones. Se debe acrecentar ese trabajo con las bandas de concierto.

—Es necesario influir sobre el desarrollo del danzón en todas las provincias, a partir de que, en sentido general, no es suficiente.

—Las Tunas, en atención a que es la sede del Festival, y por la relación histórica con la figura de Barbarito Diez, tiene que hacerse sentir más, pues el trabajo con el danzón es muy pobre, prácticamente se circunscribe al municipio de Manatí.

—Hay que lograr la presencia cotidiana del danzón en las emisoras de radio. No se puede descansar solamente en programas especializados que existen en algunas, sino incorporarlo a la programación como un género identitario de la música cubana.

—Las radiobases de las casas de cultura deben promocionar más el danzón.

—Se debe refutar toda tendencia a poner en dudas al danzón como nuestro baile nacional, o aceptar el criterio de que el danzón murió, independientemente de todos los problemas que debemos resolver.

—En las coreografías del danzón debe usarse la ropa adecuada, incluidos sus atributos, como el abanico, para que como danza no pierda la elegancia que lo caracteriza. Hay que observar con mucho cuidado las coreografías contemporáneas que por sus complejidades innovadoras dan al traste con su sencillez.

—Cuando defendemos el danzón, también lo hacemos por nuestra identidad cultural.

—Prestar toda la ayuda y el apoyo necesarios a las pocas agrupaciones que se mantienen fiel al danzón.

—Debemos de cuidarnos del escamoteo de que podemos ser víctimas, si abandonamos el danzón a su suerte.

—Existen varios países que siguen apegados al danzón, y nosotros en el mejor de los casos lo tenemos en una vitrina.

—Sugerimos que alguna edición de Cubadisco esté dedicada al danzón.

III

Diez días antes de sesionar el último coloquio, se publicó el excelente y polémico análisis sobre «La vulgaridad en nuestra música: ¿una elección del pueblo cubano?»,2 en el cual su autora plantea varias preguntas ?no retóricas? a quienes deciden la difusión musical en la radio y la televisión, y a los organizadores del programa-concurso LUCAS, de la TV.

No lo esperábamos, pero en el diario Granma recibimos la callada por respuesta. El asunto pasó a Cubadebate, motivado en la red por otro texto de valía,3 con la libérrima participación de foristas de todo tipo, hasta llegar a la chusmería, las ofensas, o sea, al ciberchancletazo. Allí pueden leerse hasta descalificaciones al ministro de Cultura, el narrador, editor y ensayista Abel Prieto Jiménez, provenientes del autor y cantante del reguetón Chupi chupi, Osmani García, autoproclamado La Voz, título que exhibe en un brazo tatuado.

                                                                   IV

Obviaré criterios de especialistas en teoría de la comunicación sobre el funcionamiento de los distintos canales que funcionan en la díada emisor—receptor de mensajes. La primera vez que le puse atención a la letra del reguetón de marras no la entendí bien por los neologismos marginales, monemas en itañol, rusoñol, vaya uno a saber de qué Piso 6 de la Torre de Babel, o de otra dirección de El Vedado habanero, «Dónde si no». Después, me negué a aceptar el fin de la historia de la cultura, la muerte del buen gusto, de la decencia artística, la clausura de la inteligencia y el respeto al más humilde prójimo, ya ni siquiera al Ministro de Cultura de un país.

Un resorte salvador me activó el cerebro para realizar paralelamente un ejercicio de comparatística textual a medida que escuchaba.

Por ejemplo: 

Era una cleptómana de bellas fruslerías

robaba por un goce de estética emoción.

(Luna-Agustín Acosta)

Dame un chupi chupi,
que yo lo disfruti,
abre la bocuti,
y trágatelo tuti.

Dame un chupi chupi,
dale ponte cuqui,
y apaga la luqui,
que se formó el balluqui.

(Se repite seis veces durante la ejecución.)

(Osmani García)

O:

La luz que en tus ojos arde

si los abres amanece,

cuando los cierras parece

que va muriendo la tarde.

(Sindo Garay)

Póngase calentuqui mamuqui
pa q me chupe el platanuqui
que yo tengo más sabores
que los mismo tuti fruty
de vainilla, de fresa
pa que no se te arruge el cuti
échame un luki
embárrate pa que yo lo difruti.

Y:

Tu mirada, tu mirada

es el más perfecto modo

de decirlo todo, todo

aunque no hayas dicho nada.

(Renael González)

Ay, tú te viene, tú te vay’
ay, tú te viene, tú te vay’
no me digas que te vay’
te consigo una permuta de…

Por ejemplo:

En el lenguaje misterioso de tus ojos

hay un tema que destaca sensibilidad.

En las sensuales líneas de tu cuerpo hermoso

las curvas que se admiran despiertan ilusión.

(Manuel Corona)

Hace rato mami que yo estoy cayéndote atra’
enfermera pa’ que tú me cure mi enfermedad
oye que con mi fanatismo metele locura
ven pa’ mi campismo y dame un chupi chupi
mucho gusto mami soy el choco
ambran paso pa’ que chupe un poco
para pa pan pan sin tacañería
felicidades fulana en tu día

Dice que hay noche de adrenalina
te voy a dar un chupi chupi en la piscina
te voy a dar candela y sin gasolina
un visto de la vecina
que a mí me gusta tu ñaca ñaca tu cuchi cuhi
q’ a mí me gusta tu perfume Gucci
ponme la cara de loca que yo te pongo la music
pa devorarte en el Jacuzzi

O:

Esto no puede ser no más que una canción,

quisiera fuera una declaración de amor.

Romántica sin reparar en formas tales

que pongan freno a lo que siento ahora a raudales.

(Pablo Milanés)

Esto es tan reaski
lo vendo yo y sin elaski
pa’ que se vaya a la molaski
tú viene yo me voy como hacemos mamaski
es que esto no es de carne mama esto es de plasti
de plastilina, mi china,
Vámonos directo pa la China,
pa’ que se bote la adrenalina,
dame un chupi chupi en la cochina.

Y:

Quién le dijo que yo era

risa siempre, nunca llanto,

como si fuera la primavera,

no soy tanto.

Y de qué modo sutil

me derramó en la camisa

todas la flores de abril.

(Nicolás Guillén)

Mami yo sé que tú esta’ kechi
pónteme arrebatechi
dime si te piache que esta talla lleva mechi
dale al ritmo bechi
lléname de bechi.
Mamita vámono sin jockey
Find More lyrics at http://www.sweetslyrics.com/ 4
que yo estoy loco y tú estás loki
para bajarle el calentoki
para que papi te lo toki.

Otro ejemplo:

Te amaré, te amaré como al mundo,

Te amaré, aunque tenga final.

Te amaré, te amaré en lo profundo

Te amaré como tengo que amar.

(Silvio Rodríguez)

Sin jockey la niña está sin jockey
se baja el calentoki pa que papi se lo toqui
sin jockey la niña está sin jockey
se baja el calentoki pa’ que papi se lo toqui

(Se repite más adelante, con esta vez basta.)

Si no quiere buscarte un problema,
sacúdete y tírala buena
dale un chupi chupi a la nena
que estoy loca por verte en la escena

Chupi chupi chupi ma que se pone brava mama
chupi chupi chupi ma que se pone brava mama

Dame un chupi chupi de tequila,
aquí esta tu papi el que te aniquila
en la cama me pongo como cine
me pongo más feo q los monstro de thriller
estoy echándote pila
la cama de mi cuarto se alquila,
introdúcete en la fila,
uno pregunta mami ¿tú te depila?

Vamo a dejar el Audi
vámono en Suzuki
no importa que haya frío que se te conjele el cuti
es que nos vamo de party a la calentuti
a lo rico rico
pa que tú lo disfruti,
no me detengo ay dio
pero te voy a dar lo que tú quiere
el inmortal, aquí presente
oye bebe que más tú quieres,

dame un chupi chupi mi puti viene sin mojo

dame un chupi chupi para qe salga el chorro.

Ve bajándote el ciper
te voy a quitar la ñique
te gusta mi meñique
yo te lo voy a meter
un chupi chupi sin excuse me soy el timoner
ponte pa esto chula ven que puedo yo…

¡Ah!:

Ella sabe que es todo lo que tengo en mi vida

no soportaría los días si no está.

Ella sabe también cómo se cura mi herida

que no hay razones para tanta soledad.

(Leonis Torres)

Chupi chupi chupi chupi chupi chupi ma
chupi ma dale chupi ma
chupi chupi chupi chupi chupi chupi ma
chupi ma dale chupi ma

¡Oh!:

A una flor un día en el camino

que apareció marchita y deshojada

ya casi pálida ahogada en un suspiro

me la llevé a mi jardín para cuidarla.

Aquella flor de pétalos dormidos

a la que cuido hoy con toda el alma

recuperó el color que había perdido

porque encontró un cuidador que la regara.

(Polo Montañés)

Yo soy tu loco descarado,
el mal criado
yo sé que tú carece de lo que presume,
tú sabes que conmigo se te cae el blume.

                                                          V

Como todos sabemos, la radio y la televisión no se subordinan al Ministerio de Cultura (MINCULT), responden a la política trazada por el Partido comunista de cuba para el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), por lo que es necesario buscar la forma de aunar los intereses a través de un mecanismo que evite contradicciones en los objetivos: existe el documento conjunto MINCULT-ICRT, pero lo cierto es que no acaban de conciliarse ambas políticas promocionales; en los medios encuentra espacio la mediocridad, la banalidad, la torpeza, tanto extranjera como nacional.

La censura por incultura es la peor de todas las censuras. Quienes realizan programas musicales requieren del conocimiento de los repertorios selectos, lo mejor de la música cubana no es lo que se trasmite todos los días y a toda hora. ¿Cuántas veces en un año se escucha la voz del tenor Mario Travieso?

No debemos olvidar que estamos arriesgando la identidad cultural del país; todas las pelotas que nos tiran de Estados Unidos las recibimos y jugamos con ellas, muchas veces ¿sin saber? las consecuencias que esto puede traernos. Por ejemplo, el hip-hop, de la cultura norteamericana, con predominio del rap, ha permeado con su honda a adolescentes y jóvenes, con un impacto muy fuerte en sus preferencias. He visto una revista cubana de hip-hop, en soporte papel, pero no otra de punto cubano. Muchos jóvenes deben preferir ya la improvisación de los raperos a la de los repentistas nuestros.

Como en el evento teórico del Festival de música popular Barbarito Diez de 2005, vuelvo a recordar la Ley Torricelli, cuyo Carril Dos se propone “lograr la transculturación paulatina del pueblo cubano”. No podemos hacerle el juego. La programación de radio y TV hay que concebirla con intencionalidad, siempre a favor de la identidad cultural cubana. Ya hay una parte de la juventud a la cual tenemos que desintoxicarla de los mensajes recibidos a través de nuestros medios. En una misma noche ponen varias películas norteamericanas (de catastrofismo, terror, violencia, sueño americano, etc.) La parrilla contiene un alto por ciento de programas de diversas temáticas producidos en Estados Unidos, lo cual me hace pensar que la TV nacional pondera el capitalismo.

La célula rítmica nuestra es flexible, adaptable, se fusiona y sigue sonando el timbre inconfundible de «lo cubano». Pero músicos de probado talento, con grandes facultades para la composición, en lugar de crear nuevos géneros, originales, para la contemporaneidad y para el futuro, dedican su tiempo y su inspiración a cubanizar lo extranjero de dudosa calidad, como el reggaeton. Nos llegan músicas de diversos países, y los imitadores no se hacen esperar; imitan hasta la forma de vestirse y la gesticulación de aquellos. Se estimula la creación de grupos de ese tipo, que triunfan con el apoyo de la TV y la radio; al poco tiempo de creados penetran los circuitos de difusión, graban discos, realizan giras, promovidos por la agencia estatal de rap creada al efecto. La globalización se impone; sin embargo, agrupaciones de música popular tradicional cubana no logran romper las barreras para compartir con otras de nuestro país que saturan las pantallas en programas estelares.

En Cuba existen en estos momentos cuatro canales de televisión nacionales, 14 telecentros provinciales, más el del municipio especial Isla de la Juventud; canales y corresponsalías municipales; emisoras de radio provinciales y municipales en una cifra impresionante, por lo que las llamadas zonas de silencio serán mínimas; mas es necesario un estudio de la programación territorial comunitaria para que la demanda de buenos programas no se rellene con productos audiovisuales foráneos sin calidad, como ciertas “teletontas” al uso. Es por ello necesario el análisis con el ICRT, para que no haya desequilibrio en la programación, con tantos recursos existentes, como nunca antes en la historia de la radio y la televisión.

No podemos pasarnos la vida luchando contra la radio y la televisión porque nos desgastaremos. Debemos trabajar en armonía crítica con los medios, juntos contra el asedio al que está siendo sometida la cultura cubana. Sabemos todo lo que podemos perder si nos equivocamos. No le hagamos más contribuciones a la industria de la mediocridad.

                                                           VI

Cuando en el siglo XXII se escuche un reguetón, como el Chupi chupi, incontables espíritus cubanos convendrán en que “recordar es volver a morir” víctimas de la «masacre musical».

1 El título lo he tomado del CD El Clave, 2011, del reguetonero cubano El Chacal. En La corrupción (trak 9, intérpretes El Chacal y Yakarta), y otros números se escucha la temible frase: «Esto es una masacre musical», y en el Intro, lo siguiente: «Mira que pasa el tiempo / como nos trae sorpresa / no sé cómo analizo y luego pienso / que me falta sentimiento, / yo soy el hijo ‘e puta / de este movimiento.» El movimiento reguetonero muestra incontables prendas, como esta de Osmani García, en El Malcriao, titulada Abre la bodega: «Oye no me estrese, / sácame la leche, / abre la bodega / que queda gente afuera.» Y esta otra de El Chacal y Kategoría 5, en Candelones con tostones: «Tremenda noche, candelone con tostone, / hubo apretone y hubo chupone, / tremendo rato y una pila ‘e posicione, / casi gastamo una caja de condone.» Estas bellezas, y otras más cultas todavía, se escuchan insistentemente en el archipiélago cubano, en todo el planeta azul espanto globalizado, bajo la más complaciente difusión de una innegable y autoproclamada, por quienes la ejecutan, «masacre musical».

2 María Córdova: «La vulgaridad en nuestra música: una elección del pueblo cubano?», periódico Granma, La Habana, miércoles 23-11-2011, pp. 6-7.

3 Paquita de Armas: «¿Quién decide hoy la música que se escucha en Cuba?», Cubadebate, 23-11-2011, http://www.cubadebate.cu

4 Dos foristas pusieron la letra para sustentar sus criterios. De allí tomé esta sin cotejarla con la otra. Cualesquiera padece la misma pobreza de pensamiento.

*El autor es escritor e investigador, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba en la provincia de Las Tunas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


5 + cuatro =