Opinión

Conciencia de ahorro

Conciencia de ahorro.iris-quienes-somosIris Hernández Rodríguez
neysi@enet.cu

Para interiorizar la necesidad de ser ahorradores vale mucho cuanto se hace en la etapa estudiantil, ya sea durante la clase o por medio del ejemplo personal de los docentes. Con el propósito de crear una conducta cívica responsable en las nuevas y futuras generaciones, desde 1997 se implementó el Programa de Ahorro de Energía en el Ministerio de Educación (PAEME), a partir de la situación del país en esta rama y del plan mayor denominado PAEC.

El PAEME tiene un fin educativo y tiene salida en la clase de todas las asignaturas y enseñanzas Existe un texto de dos tomos llamado Ahorro de energía, la esperanza del futuro, destinado a maestros de las enseñanzas Primaria y Especial, en el cual se ofrecen propuestas de cómo llevar el tema a clases. Además, recoge información al respecto de elementos poco conocidos por la generalidad y metodología para aplicarla.

Los pioneros se agrupan en Brigadas Clic, aparte del grupo escolar existente en cada centro estudiantil, y en los preuniversitarios y en la Enseñanza Técnica y Profesional los alumnos se encuentran en las sociedades científicas. En esas estructuras se apoya esta labor y, por otro lado, promueven la participación en concursos anuales.

Durante la actual etapa de contingencia energética ellas desarrollan un trabajo de concientización de la población, porque el 74 por ciento de la energía consumida en horario pico se localiza en el sector residencial. Los alumnos visitan los hogares, dialogan con las familias y dejan un mensaje acerca de la importancia de ahorrar. En este sentido, el desempeño del colectivo del Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Luis Urquiza Jorge y la Escuela Secundaria Básica Urbana Vicente García, de la ciudad de Las Tunas, ha sido meritorio.

De lo alcanzado por el PAEME podría apreciarse en la motivación que despierta el tema en los educandos. En esa dirección, por ejemplo, dos estudiantes del centro escolar Frank País, de Omaja, en el municipio de Majibacoa, en la oriental provincia de Las Tunas, idearon la manera de animar el libro antes nombrado en computadora para facilitar el aprendizaje de esos conocimientos. Igualmente, una sociedad científica del “Luis Urquiza” concibió un juego didáctico con mensajes para estimular el ahorro de energía.

Los medios de los programas priorizados de la Revolución pueden explotarse más, incluso, en la concientización de la comunidad.

Artículos relacionados

Que la formalidad no destruya las buenas ideas

Adialim López Morales

Fin del bloqueo a Cuba, un reclamo de la comunidad internacional

Redacción Tiempo21

Pensar en Camilo todos los días

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


× 9 = setenta dos